Revista El Muro

Hablamos con el cantautor Salomón Beda sobre la música, la vida y las canciones.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Salomón Beda es un joven inteligente, divertido y de una buena vibra de esas que poco se encuentran. Toda su vida ha estado rodeado por el encuentro y la mezcla cultural propia del sur de la Florida, donde diversas etnias, visiones y sonidos se encuentran para dar lugar a la particular mezcla cultural que desemboca en los sonidos que hoy en día crea con su guitarra y su voz. Esta semana lanzará Playa y sol” el segundo sencillo del disco que actualmente prepara, un trabajo lleno de sonidos que, sin ser hippies, buscan la sanación, el bienestar y la alegría de quien los escuche. Nos sentamos a hablar sobre la vida, su vida y la música que crea.

Beda nació en Miami pero sus padres son colombianos. Cuando niño, no tocaba instrumentos, le parecía mágico ver cómo los demás los tocaban, pero sentía que no lo podría lograr y que le tomaría una eternidad aprender a hacerlo. Hacia los 14 empezó a tocar la guitarra y un año después compuso una canción para su novia de aquellos tiempos. Pero en ese entonces Beda no tocaba guitarra para alegrar la vida de nadie más que de sí mimo, tocaba encerrado en su habitación y sin compartir su talento. Cuando empezó a mostrar su propuesta, a la gente le gustó la originalidad y calidad de sus creaciones. Con esa seguridad, estudió por cuatro años en NYU, donde no se destacó como un gran teórico, pero sí como un hábil intérprete y compositor.

Durante sus años de universidad grabó sus dos primeros EP, “Te tiro mandarinas” y “Ropa Vieja”, con los que probó la reacción de la gente. Al público le fascinaron sus canciones sobre muchachos que miran a su amada desde otro planeta y le tiran mandarinas y doce cucarachas para que le pongan atención. Para Salomón, juntar melodías con letras era una especie de juego y terapia, una forma de desestresarse y estar mejor que con el tiempo lo llevó a superar el temor de compartir sus creaciones con los demás. Y la historia de la guitarra, la de ese miedo que logró superar cuando pudo mostrar al mundo su talento, se repitió con su voz hasta que un profesor le ayudó a sacar todo eso que tenía adentro y que sus cuerdas vocales no podrían expresar si no le ponían ritmo a sus palabras.

Define su música como nuevo folk tropical para alegrar el día. Creció escuchando sonidos árabes por sus abuelos, judíos y colombianos por sus padres y todos los sonidos latinos que se encuentran en Miami, particularmente los que pasaban en una estación de Reggae que le gustaba. Así, sus temas nacen de la tremenda mixtura musical en la que creció, llenándolo de influencias y sonidos diversos que nutren sus composiciones. Sus canciones hablan de amor, esperanza y sobre todo de lo bonito que es superar los momentos difíciles.

Salomón compone cuando mira hacia atrás al salir de esos momentos oscuros, cuando acaban esos días en los que no quiere ni levantarse y no soporta la mirada de su guitarra. Crea su música cuando pasan los tiempos tristes y está lleno de vida y luz, cuando siente que puede decirle algo a las personas que están en momentos como el que acaba de superar y puede aportarle al menos una sonrisa con sus palabras. Por eso, se puede decir que su música y  letras buscan dar alegría, sanación a la persona que las escuche para estar mejor en un proceso que, a la larga, es el del mismo Salomón curando sus heridas.

Para crear, parte de melodías que se le vienen a la cabeza en momentos inesperados o poemas que escribe. Cuenta que le gusta escuchar lo que dice la gente en la calle para inspirarse, conversaciones y frases lindas a las que le pone coro y melodía. También, parte de melodías que le llegan a la cabeza que guarda en su teléfono porque sencillamente no puede dejarlas perder. Parte de las notas de voz y texto que guarda en su celular para recordar y guardar todas esas cosas que puede usar como punto de partida para crear y así llevar una sonrisa a sus oyentes por medio de sus tonadas.

Un ejemplo del carácter de sus canciones es “Sígueme”, su anterior sencillo, el cual nació en la universidad, en su cuarto y en pijama. Es una petición de ayuda a una mujer para que lo acompañe al “lustroso sendero”, a estar bien y ser felices. Trabajó con Juan Pablo Vega en la producción y un día decidieron mostrársela a Vicente García para pedirle su opinión. García empezó a tararear el coro y por eso Salomón decidió invitarlo a cantar con él. Se decidió que el video fuera animado para mostrar el lado divertido de la canción, de esa historia psicodélica y surreal de mundos en el mar y cohetes colombianos tripulados por Juan Pablo Vega. La dirección fue de Salomón Simhon y el trabajo de animación fue de la agencia colombiana Dr. Pepe.

El disco debería estar listo este año y por ahora se llamará Pa’ Lante. Beda Está trabajando con grandes nombres como Pedro Rovetto, Andrés Landón, Pipe Bravo y Juan Pablo Vega. Las canciones hablarán de la naturaleza, del amor, tecnología… los temas propios de la “onda buena onda” de sus ideas y música. Es parte de esa onda de pop alternativo interesante con grandes músicos y productores que se mueve actualmente en Colombia y que tiene gran proyección en México, lo que da grandes expectativas sobre su próximo sencillo, “Playa y mar”.

Salomón se autodefine como un mensajero de cuentos de hadas con melodías pegachentas. Cuentos de hadas que en últimas narran su historia, la de una persona que decidió escuchar su corazón por encima de su cabeza y seguir su sueño, un joven que antes sentía vergüenza de decir que era músico, hasta que empezó a creerse su propio cuento de hadas. Un cantautor que aprendió a arriesgarse a ser feliz al decidir a levantarse y empezar a hacer aquello que hoy lo motiva a despertar cada mañana, y que por el sólo hecho de  haberse decidido a hacerlo, le da la satisfacción y alegría que se notan en su mirada cuando sonríe. Cuentos de hadas con melodías pegachentas que llegan a las personas y las hace sonreir, algo que lo motiva y hace seguir Pa’ lante.

Los dejamos con el video de “Sígueme”

Para saber más, visita a Salomón Beda en

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario