Revista El Muro

Hablamos con Saúl Hernández, vocalista de Caifanes y Jaguares. Nos contó sobre su historia, su trabajo como solista y su visión del arte, la revolución y la paz para México y para Colombia.

Por: Mauricio Moreno

La historia musical de Saúl Hernández inicia cuando su hermana le prestó una guitarra acústica a la que le faltaban tres cuerdas y permanecía arrumada en un closet. De allí empezó a experimentar y a explorarla, aterrizando sus fantasías por medio de las cuerdas y sonidos que luego se convirtieron en acordes y canciones. Aún hoy, asegura, sigue explorando el camino de la arquitectura sónica, un andar que lo ha llevado de crear canciones compuestas por un par de acordes a temas muy elaborados y complejos que no representan el final de su carrera, sino un paso más en su camino de vida.

Pero hay algo que no cambia en sus canciones: desde la primera hasta las que compone actualmente, hay una relación íntima con cada tema, una búsqueda por profundizar en la naturaleza humana que recorre sus composiciones y que viene siendo el corazón de sus sonidos. ¿Qué somos? ¿Qué queremos? ¿Qué buscamos? Saúl busca en sus temas reflejar la vida, la existencia del ser humano.

https://www.facebook.com/sonVientosdeRock

Saúl en el Jingle bell Rock 2014. Fotografía: Vientos de Rock

 

Su nuevo álbum se llama “Mortal”, llamado así porque manifiesta lo que está presente y lo que no, la vida y la muerte, lo eterno y lo mortal.  Su mayor fuente de inspiración fueron las ganas de hablar sobre lo que ve, lo que vive a su alrededor y que se expresa en  canciones como “Kalimán” o “Fuerte”, en las que habla de lo que está pasando en México, contar lo que ve y lo que siente frente a eso. Muestra nuevas canciones (las presentes, mortales) y viejos temas en vivo que tocó con Caifanes y Jaguares (las ausentes, eternas) que dan cuenta de su carrera como compositor, siendo un álbum muy interesante para ver un regreso, un reencuentro de Saúl con sí mismo como compositor donde reúne lo vivo y lo muerto, crea un mortal.

El álbum es casi que una segunda parte de una totalidad que inicia con su álbum solista “Remando”, sin ser simplemente una segunda parte, sino una continuidad que culmina algo que se dice desde 2011. La experiencia como solista ha sido muy interesante, pues lo ayudó a reencontrarse y reafirmar sus canciones y composiciones dándole la oportunidad de crear un sonido diferente, más personal. Es un camino muy diferente al que había recorrido y que se puede ver en sus discos y en el escenario. Es un camino que no sabía que estaba buscando, pero cuyo resultado fue muy exitoso.

mortal

Su proyecto no es simplemente una continuación de su trabajo con Caifanes y Jaguares, aunque hay un hilo conductor en todo su trabajo. Sin embargo, a pesar de la gran experiencia  de estas agrupaciones y del gran legado, Saúl quería crear algo propio y distinto. Fueron grandes experiencias que sirvieron para aprender pero no para copiar, su nuevo proyecto es más directo, maduro e íntimo. En gran medida, el oyente llega a sentir que Saúl le canta al oído. Y en efecto, son trabajos más personales, escritos para entender muchas cosas sobre la vida, siendo “Remando” un disco más íntimo y “Mortal” mucho más extrovertido y poderoso. Son trabajos distintos pero con un sello muy personal, hilvanados para que siendo tan diferentes, uno concluya al otro.

Y esa intimidad que muestra la vida que ve a su alrededor y se plasma en sus discos nace en gran parte de la situación que vive su país, llena de dolor, pero de cansancio frente a los narcos y la corrupción gubernamental y de anhelo de paz. La canción “Fuerte” refleja eso: el hartazgo del pueblo mexicano y la esperanza que alberga en su pecho, en un corazón fuerte que busca el camino de la paz cobijado en la esperanza. Es algo que, en mi opinión, los colombianos podríamos aprender, a buscar el camino de la paz y a tener esperanza. Saúl vio que en los noventa nosotros construimos también ese camino, que a pesar de las violencias y el dolor, hay otra cara, una que muchos queremos mostrar al mundo, la de un país que construye y fortalece un camino de paz. Es el espíritu de combate de la luz, ese que hay en una Colombia que sana sus heridas buscando y construyendo la paz y la estabilidad social. En México el pueblo se levanta porque tiene esperanza, una como la que Saúl encontró durante sus viajes a Colombia, hija de un espíritu combativo, productivo, luminoso y sobre todo muy real.

Saúl tocando en el Jingle Bell Rock de 2014. Imagen cortesía de Minuto Vientos de Rock

Pero para Saúl, el arte es el camino a la paz que todas las naciones y personas buscamos. El arte y la denuncia, en palabras de Saúl, “son dos almas unidas en la historia”. Ambas buscan la libertad, y el arte y es un puente de comunicación que refleja las almas y sobre todo mostrar sus necesidades. El arte es el medio de contacto para crear ejercicios de reflexión que nos lleven a cambiar externa e internamente. Además, es una forma de proteger la memoria histórica, para que los jóvenes de hoy no cometan los errores que cometimos hace muchos años. Esta memoria es una herramienta para mejorar nuestro camino, para hacer más fuerte nuestra necesidad de libertad y estabilidad pacífica en nuestros países.

Es importante hacer la revolución por medio del arte, pero para cambiar todo afuera, primero hay que cambiar adentro, porque conocernos adentro nos lleva a reconocernos en el que está afuera. Muchas veces hay fronteras sociales que nos impiden conocernos unos a los otros, reconocer principios y valores compartidos para entender quién está en frente. Al encontrar nuestros valores y principios, tenemos herramientas muy poderosas para extender la mano y ayudar al prójimo como individuos o como sociedad.

saul1Y en este camino quiere llegar a donde no ha llegado, encontrar caminos nuevos y descubrir mientras el tiempo se lo permita. Aprender como músico y compositor, pues al crear “Mortal” y “Remando” encontró que le falta mucho por aprender, pues este trabajo lo sacó de su zona de confort llevándolo a lo que concibe como uno de los momentos más luminosos de su carrera. Eso, tal vez incluya un tiempo en el estudio con Caifanes, peor sólo si juntos concluyen que están listos para hacerlo. Pero que tienen ganas de hacerlo, las tienen.

Por ahora, este caminante seguirá adelante re-conociéndose en el mundo y el camino, porque a pesar de haber dejado tatuado su nombre y el de cada uno de sus proyectos en la historia del rock latinoamericano, siente que aún es mucho el camino que debe recorrer… y por fortuna, nos cantará las cosas que va encontrando en su camino. Y lo hará entendiendo quién está en el espejo y creyendo en sus sueños. Y nos invita a todos y todas  a recorrer el camino que soñamos sin importar las dificultades. Para Saúl el espejo es un combate y al entender con quién nos enfrentamos, podremos creer  en nosotros mismos y en nuestros proyectos. Y andar y soñar con cosas que van más allá del dinero y lo material, pues la cuestión material va acompañando a quien camina en la senda de sus sueños y logra hacerlos realidad.

Compartimos el video de “Fuerte”

 

Para saber más, visita

http://www.saul-hernandez.com/

Twitter: @saulhernandeze

Lee un pedacito de la entrevista que tuvimos aquí

Imágenes: Minuto Vientos de Rock y Criteria Entretainment. Reproducidas bajo autorización.

Esta nota se publica el 15 de enero de 2015, cumpleaños 51 de Saúl. ¡Feliz cumpleaños y gracias por todo, Maestro!

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario