Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

Antes de empezar, aclaremos un par de cosas. Sea Shepherd no es un movimiento terrorista ni pirata, a pesar de lo que digan en muchos lugares donde no se comparten sus tácticas en pro de la Defensa de la Fauna y Ecosistemas marinos. Son una Organización de respaldo a las leyes existentes, y contra la caza furtiva y que protege la vida marina de amenazas humanas. Y hacen mucho más que embestir barcos, si bien son conocidos por sus acciones directas que implica interferir en las actividades ilegales que se ejercen en contra de la vida marina, y que con pasión y valentía realizan sus Voluntarios, también realizan actividades de investigación, denuncia y como grupo de apoyo a otras Organizaciones que tienen la misma misión: la protección de las especies marinas.

La Organización empezó cuando Paul Watson, miembro fundador de Greenpeace, decidió separarse al sentir que debía ejercer acciones más directas y menos publicitarias. Para lograr esoy consiguió un barco, el Sea Shepherd, que ya fue hundido … pero su espíritu siguió. Y esta pasión ha contagiado a más de 20 países donde tienen presencia, incluyendo a Colombia, dándonos la oportunidad de hablar con  Sandra Sánchez, José Pablo, Isaza, Lina Hernández, Juan Manuel Rios y Andrés Matiz, algunos Voluntarios de Sea Shepherd Colombia.

No todos los Voluntarios se encuentran  en barcos, muchos trabajan también en tierra recolectando fondos, divulgando información de la Organización y sus Campañas, creando conciencia sobre la problemática de los Mares, además de  espacios de interacción con la Comunidad en apoyo a trabajos locales. Voluntrarios,  donantes y simpatizantes Están en todo el mundo, y los capítulos (grupos locales) hacen operaciones  de acuerdo a las problemáticas locales.

 

shepherd2

Reclamando a Japón respeto por delfines y ballenas

 

Un voluntario de Sea Shepherd puede estar navegando para proteger ballenas o limpiando playas, o incluso, dando a conocer las especies marinas locales para fomentar la protección. Y contrario a lo que dicen varios, sus acciones no son ilegales: lo que muestra el programa “Defensores de Ballenas” es permitido en altamar: si un barco está haciendo algo ilegal, se le debe avisar tres veces y luego se puede proceder a interferir en sus acciones ilegales para defender las leyes internacionales y la vida marina. Sea Shepherd cumple la ley, aunque llegue a su límite. Eso no impide que muchos países aficionados a la carne de ballena o tiburón (en particular) los consideren terroristas, o que algunos miembros tengan orden de captura, o incluso  hayan sido detenidos. En Colombia, afortunadamente, tiene muy buen nombre y han venido apoyando a la Organización recolectando fondos para las Campañas Internacionales,  dictando charlas en espacios masivos de públicos tales como colegios y universidades, realizando un trabajo intenso de campo en pro de las Tortugas (el año pasado las Caguama y este año las Baula). Por ahora no piensan  estrellar barcos… por ahora.

En Colombia, la Organización lleva poco tiempo. Actualmente se está acreditando para pasar de ser un capítulo a una sede, es decir, buscan tener mayor autonomía. Son un grupo aún pequeño, pero muy comprometido. Y saben que acá hay mucho por hacer: las especies de tierra tienen muchas organizaciones apoyándolas, peor sobre las marinas la mayoría guarda silencio.  Acá han investigado sobre aleteo, limpiado playas y ayudado a proteger a las tortugas. Pero su trabajo aún tiene un perfil muy bajo, pero ya están trabajando para cuidar la soberanía y sobre todo la vida marina en un país donde la policía ambiental es muy pequeña para las necesidades que tenemos y la Armada debe preocuparse por otras situaciones. Quieren quitarse la imagen de violentos, por eso sensibilizan en colegios, universidades y espacios que les permita dar a conocer las problemáticas que existen incluso más que a la misma organización.

shepherd1

 

Este año en los meses de Abril y Julio,  trabajaron en conjunto  con la organización Mamá Basilia, protegiendo a las tortugas Baula y Carey que llegan a anidar al Chocó. Su carne es apetecida, sus huevos son vistos como platillos, sus nidos son destruidos por perros y el ganado, deben llegar a una playa llena de basura… Así que los voluntarios se van a limpiar las playas, recoger los huevos, sembrarlos nuevamente en viveros y acompañar a los recién nacidos al En un área de 12 kilómetros, 4 personas hacen esta labor para evitar la extinción de la especie. Y no es tan fácil como parece, pues al sembrar los huevos hay que tener mucho cuidado de preservar la temperatura, dejar una cama de aire para el neonato y enterrarlos a una distancia especial. Gracias a esta labor, aproximadamente el 60% de los huevos (descontando los infértiles y los que no eclosionaron) nacieron y unas 600 tortuguitas volvieron al mar.

En gran medida, y no sólo en Colombia, son unos incomprendidos. Primero, por quienes los consideran como terroristas. Incluso, otras organizaciones (no en Colombia) recaudan fondos acreditándose las acciones de Sea Shepherd. Cosas como esa hacen que su relación con otras Organizaciones tampoco sea buena y no reciban apoyo de grupos que perfectamente podrían prestar una embarcaciónpara ayudarlos a defender las leyes de altamar y la vida del mar, pero hay que tener en cuenta, antes de juzgar a cualquiera, que muchas Organizaciones tienen tanto métodos como finalidades muy diferentes aa los de Sea Shpeherd y en últimas no están obligados a prestar una ayuda que, sinceramente, es legal pero está en los límites de la ley.

Así mismo, encontrar voluntarios no es sencillo. No tanto porque no los haya, pues por “Defensores de ballenas” se han convertido en una organización de moda. Lo que piden es que cada quién desde su saber aporte a la Organización con compromiso, por eso hacen entrevista y examen para conocer a la persona antes de dar la camiseta. Y con esas exigencias han logrado un excelente grupo que ha logrado mucho, particularmente en educación. Por ejemplo, han ayudado a crear conciencia sobre la importancia del ecosistema marino, que la gente no como carne de tiburón o ballena (acá en Bogotá es cada día más difícil encontrar carne de “Toyo”, por ejemplo, pues ya sabemos que es tiburón).  También han creado consciencia sobre la violencia contra los delfines y ballenas en los parques y delfinarios, o la importancia de no comprar piel de foca.

shepherd3

En un evento de divulgación

 

Pero queda mucho por hacer. La actividad pesquera fue legislada hace décadas y las nuevas formas de pesca se les escapan, por eso muchos países mandan sus barcos a pescar en nuestras aguas frente a cosas que en sus países serían castigadas, o incluso, son prohibidas para nuestros barcos, pero permitidos para los extranjeros en nuestros mares. Así mismo, nuestro océano está plagado de redes y dispositivos que crean colonias de peces para luego simplemente levantarlas y pescar cientos o miles de peces. Estas redes, las Palangres, darían 550 vueltas a la tierra si se pusieran una tras otra, y la mayoría ni siquiera saben de su existencia. Y es por eso que ellos no sacan carteles ni esperan a que vengan los medios, ellos actúan. Por eso es que creen en la acción directa, porque si bien es importante dar visibilidad a los problemas, es definitivo también actuar para solucionarlos.

Pero no es sencillo. Muchas personas no consideran que un animal marino sea siquiera un animal (¿no conocen ustedes algún “vegetariano” que come pescado?). Vemos el mar muy bonito, pero no nos importa tirar basura en la playa o cazar furtivamente a sus animales. Y el ecosistema marino es tal vez el más importante, pues es el soporte vital de nuestro planeta. Por eso es que no hay obstáculos que valgan: cada quién desde su saber puede aportar para la conservación de la vida marina. Los humanos somos simplemente otra especie que está tomando el planeta prestado, pero estamos abusando de la hospitalidad de los vecinos y acabando con nuestro sistema de soporte vital. Acabar con el hambre y no proteger el mar es hacer que el problema del hambre se extienda a todo el mundo. El mar es lo que nos sostiene, y nos permite vivir aquí. Debemos ser conscientes de que el mar es lo que sostiene el planeta, y solucionar sus problemas, crear conciencia al respecto y protegerlos es la prioridad absoluta para todos.

Para conocer más sobre Sea Shepherd Colombia On Shore, visítalos en:

Sitio Web internacional: http://www.seashepherdglobal.org/

Twitter: https://twitter.com/SeaShepherd_CO

Facebook: https://www.facebook.com/SeaShepherdColombia?fref=ts

 

Fotografías: Sea Shepherd. Reproducidas bajo autorización.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario