Revista El Muro

Hablamos con Yuly Alvear, representante de Seineken, un grupo de jóvenes barranquilleros que le apuesta al arte para ayudar a mejorar las condiciones de vida de la comunidad de La Tagua en la sierra Nevada de Santa Marta

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Seineken (un vocablo Wiwa que significa Madre Tierra), y además  es el nombre de una empresa social,  incubadora de proyectos rurales para la transformación social, el medio ambiente, la sein4economía, le cultura y el empoderamiento que trabaja por la comunidad de La Tagua, en el Magdalena, donde confluyen y conviven campesinos de ascendencia santandereana y tolimense con indígenas de la comunidad Wiwa. Nació en el 2012 y aunque empezó con una serie de ideas muy “occidentales” sobre lo que debía ser la comunidad y el desarrollo, la experiencia los llevó a cambiar radicalmente la visión sobre el trabajo que realizaban y cómo debían hacerlo, pasando del asistencialismo a una idea realmente provechosa para la comunidad y para ellos. Actualmente, realizan proyectos sociales, artísticos y culturales con la comunidad que buscan empoderar a las personas de La Tagua por medio de la detección y solución de sus propias problemáticas y la creación de proyectos productivos por medio del arte y el pensamiento creativo para hacerlos protagonistas de su destino y futuro.

Seineken nació cuando uno de sus integrantes llegó a la Tagua en 2012 y se enamoró de la vereda y su gente. Volvió a 11155088_1142211839137945_3379355123985198212_oBarranquilla a contarle a  su interpretación sobre los problemas de la comunidad a sus compañeros y todos, con la voluntad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de la gente, decidieron unirse para trabajar. Y fue de esa manera como Yuly Alvear, Samit Acosta, Juan Manuel Aristizabal y Diana Jaramillo iniciaron una fundación que recolectaba fondos para el mejoramiento de la escuela. Pero el contacto con la comunidad los llevó a replantear esa aproximación: decidieron trabajar por la gente, con la gente y para la gente. Para eso, necesitaban pertenecer a la sociedad, entender y conocer no las que ellos juzgaban como sus problemáticas, sino lo que el sentir comunitario decía que eran sus necesidades.

sein1

Son una empresa social porque no les gusta que lo que hacen suene a caridad, sino que es una proyecto que hace trabajo de campo con la comunidad y emprendimiento. El uso del término no es el más correcto, tal vez, pero la idea es trabajar por la gente con mucho más que simple asistencialismo. Para llegar a esa idea tuvieron que encontrarse con la comunidad  y darse cuenta de que la comunidad es la que define sus necesidades, por eso ellos tendrían que determinar si necesitaban o no la escuela y el puesto de salud que ellos ofrecían, así que se volvieron una residencia artísticapara niños que naturalmente terminó incluyendo al resto de las personas de La Tagua. Así, la ciudadanía, por ejemplo, es la que decidió crear una cooperativa de turismo para poder afrontar los retos (positivos y negativos) ante la carretera que los conectará en futuro próximo con el resto del Magdalena,  y también crear la primera escuela tradicional Wiwa para que lassein2 familias y los niños de esta etnia se puedan reconectar con su tradición. La intención es crear proyectos que trasciendan al grupo, que no se terminen cuando Seineken deje de trabajar con la comunidad (si es que eso llega a pasar), sino que perduren más allá de su estadía allí.

Algo que suena obvio pero que resulta paradójicamente extraño que no pase es incluir a la comunidad. Generalmente, se impone a la comunidad una visión hija de creencias y costumbres  “occidentales”, cuando se debe trabajar por lo que la comunidad necesita y no lo que la tercera persona cree que necesita. Los chicos de Seineken, siguiendo la metodología Human Centered Design. Por eso, sus programas cambiaron, porque es la voz de la comunidad la que manda. Se deben acomodar a lo que necesita la comunidad, actualmente, la mejoría de la calidad de vida. Por eso, se fueron acercando a la comunidad, primero, visitándolos y conociéndolos, luego trabajando en alianza con la escuela y viviendo allá, permitiendo que la comunidad viera que no eran simplemente otra ONG que llegaba a la región, sino que realmente trabajarían con ellos, por ellos y para ellos.

What is Human-centered Design? from IDEO.org on Vimeo.

Le apuestan al arte como forma de trabajo porque, primero, es una forma de acercarse a la comunidad sin las tensiones de las formas más tradicionales (como las charlas comunitarias). Según sein3Yuly, el arte puede aportar a su causa y a la construcción de comunidad  en tanto ayuda a los miembros de la comunidad a alcanzar su máximo potencial creativo, algo que no lograrían con otras metodologías más tradicionales, con lo cual pueden reconocer, entender y solucionar problemáticas que tal vez ni siquiera podrían ver si siguieran viendo las cosas de la misma manera que generó el problema en primera instancia. Así mismo, el arte les está ayudando a dar a conocer las problemáticas de la comunidad por medio de la creación de cortos y animaciones que permitan al mundo entender las problemáticas que se viven en La Tagua y que seguramente pocos llegarían a conocer si sólo quedan consignadas en un documento escrito.

Su apuesta, en últimas, es por la diversidad. Por el punto de vista del otro y cómo el trabajo de los demás, sus conocimiento y costumbres, para visibilizarlas y crear un puente de comunicación entre la comunidad de la sein5Tagua y el mundo, mostrar cómo en la diferencia está la igualdad, que así como nosotros tenemos creencias y costumbres valiosas, ellos también y podemos aprender de ellas, visibilizar la vida de la comunidad, su unión y respeto con el entorno; pero mostrar cómo también desde nuestro conocimiento podemos brindarles algo para la solución de esas problemáticas.  Es una forma de tributar a nuestra realidad, al país en el que, a pesar de todas las cosas terribles que pasan, tenemos la fortuna de vivir. Es el granito de arena que pone este grupo de jóvenes para mejorar esa realidad que volvieron suya, que es la misma de esa comunidad y del país entero.

Para saber más, visítalos en

Sin título-1 twitter web

Imágenes: Seineken via Facebook. Reproducidas bajo autorización

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario