Revista El Muro

Te presentamos el show que une la música de Soda Stereo con la magia del Cirque du Soleil.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

El circo del Sol y Soda Stereo. Parece un sueño, uno que comenzó cuando Roberto Costa (Presidente de Pop Art discos), Diego Sáenz  (Exmanager de producción de Soda y CEO de Pop Art) y Daniel Kon (manager de Soda) se unieron con la idea de que el próximo paso de Soda, con Cerati aún con vida pero en coma, fuese el Cirque du Soleil.  El incipiente anhelo nació al ver los shows del circo inspirados en los Beatles y Michael Jackson en las Vegas durante 2013 y pensar que Soda podría tener algo así. Tras contar con la aprobación de Bosio, Alberti y Laura Cerati, hermana de Gustavo, viajaron a Montreal para empezar la producción del sueño y negociar con el Cirque.

Imagen: Mauricio Moreno/El Muro

Evidentemente, la negociación resultó exitosa, y en el 2017 hubo otra burbuja en el tiempo similar a la que se vivió en la gira “me verás volver”, un momento en el que el espíritu de Soda Stereo volvió a recorrer América Latina como lo hacía en los tiempos de la Soda Manía. Aunque la premiere en Bogotá fue el 2 de septiembre, algunos afortunados pudimos ver el show en una función especial el 1. Sin embargo, el 2 contó con la presencia de Adrián Taverna (sonidista por mucho tiempo de Soda y guitarrista de Gustavo en su último trabajo), Zeta Bosio, Charly Alberti, Laura Cerati y Andrea Echeverri, entre otros invitados especiales que presenciaron el show número 40 creado por el Cirque du Soleil.

Todo comienza cuando se apagan las luces y el público puede ingresar en el triángulo que formaban Zeta, Charly y Gustavo en el escenario. Después de eso, entre el público se ilumina una jaula en la que L’Assoiffé (el sediento, interpretado por Noha Nielsen y que tiene cierto aire a Cerati) es liberado por la música que lo lleva a conquistar el escenario. Sus ideales de justicia y paz (algo que nunca fue manifiesto en Soda) se trasladan al mundo interno que se crea en su mente gracias a las letras de Soda Stereo para conocer un montón de personajes y situaciones oníricas bajo la guía de la Femme Solaire (Florencia Aracama), una especie de hada/musa que le da color y vida al planeta al que L’Assoiffé llega: el encuentro entre Soda y el Circo.

Los diferentes momentos del show recrean momentos de la historia de la banda. La Sobre Dosis de TV (interpretada de manera jocosísima por el gran Toto Castiñeiras), el post punk y el new wave de la estética de “Mi novia tiene bíceps”, la intimidad triste y melancólica de “té para tres”, ver los juegos del hombre en el agua, la emoción de esperar a que pase el temblor, la fortaleza física del hombre alado que extraña la tierra… Toda la iconografía de esas canciones que no cuentan historias de manera evidente se plasma en una obra que aunque no parece narrar nada muy explícito, atrapa por la música, la fuerza, los colores y la agilidad al público gracias a un equipo de 36 artistas de provenientes de 14 países bajo la dirección de Michel Laprise y Chantal Tremblay unidos para revivir un sueño stereo, otra burbuja en el tiempo.

Charly Alberti y Zeta Bosio, Soda Stereo
Imagen: Sergio Ricardo/Ocesa
Alberti, Bosio y Andrea Echeverri
Imagen: Sergio Ricardo/Ocesa
Charly Alberti
Imagen: Sergio Ricardo/Ocesa
Séptimo Día
Imagen: Mauricio Moreno/El Muro
Séptimo Día
Imagen: Mauricio Moreno/El Muro
Cae el sol
Imagen: Nancy Martinez
TE hacen falta vitaminas/Picnic en el 4 B/Mi Novia Tiene Biceps
Imagen: Nancy Martinez
Prófugos
Imagen: Nancy Martinez
En Remolinos
Imagen: David D'anetra
En Remolinos
Imagen: Rodrigo Alonso
En Remolinos
Imagen: David D'anetra

Así mismo, hay shows para todos los gustos: Diabolo, acrobacia, trapecio, lazo, teatro, tanques de agua, pintura de arena, clown Mapping… un despliegue de color, acrobacia y tecnología que convierten a Sép7imo día en un show impecable.  Algo que hay que ver, y ojalá desde varias perspectivas para conocer la aventura de L’Assoiffé por los sonidos de Soda Stereo con escenarios repletos de referencias y guiños a la historia de la banda, incluso, con fotografías de los integrantes de Soda  en su juventud. En canto a la música, es prácticamente la misma que se presentó en el disco homónimo que recientemente presentamos, pero incluye además Fue, Signos y Té para tres, que por demás es uno de los momentos más emotivos del show.

Cada localidad es muy diferente. Mientras que los reservados son cómodos y permiten una panorámica  interesante sobre todo el escenario, la zona Zoom es lo que promete: ver pasar a los artistas, ver los shows de primera mano, compartir canciones con ellos, chocarles la mano… Claro, hay que desplazarse y hacer caso a los “Ángeles eléctricos”, el equipo logístico, pero son molestias menores frente a la oportunidad de poder ver de primera mano a los artistas. Cansa más, pero vale la pena. Es estar en el show, llegar a ser parte del mismo en algunos momentos.

Además, al estar de pie, se puede cantar y saltar lo que se quiera, sentirse parte de la obra en gran medida mientras se recorre la historia musical de Soda. Lo cierto es que cerca del cierre todos nos convertimos en estrellas para presenciar el Gran Final, la emoción y diversión que va acompañada de la música ligera para cerrar una noche de insólita cercanía entre el público y los artistas…. Una noche larga. Bogotá es la quinta ciudad bendecida por la venida de Sép7imo día, un show que ha vendido más de 100.000 entradas en Bogotá (nada de nervios, que aún se consiguen) y al que alrededor de un millón de afortunados hemos podido asistir durante su gira por América Latina a ese juego de seducción entre artistas y público.

Luna Roja
Imagen: Mauricio Moreno/El Muro
Sobredosis de TV
Imagen: Rodrigo Alonso/OCESA
Signos
magen: Nancy Martinez/OCESA
Hombre al agua
Imagen: Nancy Martinez/OCESA
En la ciudad de la furia
Imagen: Rodrigo Alonso/OCESA
Primavera cero
Imagen: Mauricio Moreno/El Muro
De música ligera
Imagen: Nancy Martinez/OCESA
De música ligera
Imagen: Rodrigo Alonso/OCESA
¡Gracias totales! (Terapia de amor intensiva)
Imagen: Sergio Ricardo

¿Qué puedo juzgar negativo de un show que me puso la piel de gallina? ¿Qué puedo decir de un instante que esperé una eternidad, desde ese domingo híbrido en el que anunciaron oficialmente la gira y el show en Bogotá?  Nada, en absoluto. Claro que hubo errores técnicos, cosas que no deberían pasar, caídas, destiempos, fallos de sonido y demás, pero la improvisación siempre fue tan efectiva que fueron casi imperceptibles y completamente perdoables frente a un showw prácticamente impecable. Incluso, durante la premiere, hubo un fallo importante que personalmente aproveché para ver y tomar fotos a Zeta, Charly y Adrián, lo que en definitiva muestra que el show es tan impresionante, que se le perdonan muchas cosas… hay que decir, sin embargo, que al estar tan cerca y poder ver muchos de los trucos se pierde algo de sorpresa, pero eso no resta magia a un gran show.

En definitiva, es un show imperdible tanto para los amantes del Circo del sol como para aquellos que aún nos consideramos seguidores de la agrupación que demostró en su momento que sí se podía hacer rock y cantar en español. Lo único que se puede decir tras presenciarlo, tras entrar en ese triángulo místico y sagrado que se construía en el escenario, en esa burbuja en el tiempo que reapareció en 2017 para revivir la mística de la Sodamanía es… ¡gracias totales!

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario