Revista El Muro

 

Por: Dragón Marino

director@elmuro.net.co

 

En la antigüedad, cuando los seres humanos vivíamos en mayor sintonía con la naturaleza, se concebía la enfermedad como una desconexión con el propio ser. La sanación en muchos casos se hacía por medio de  prácticas que involucraban danzas y sonidos para ayudar al ser a reencontrarse con sí mismo. Estos saberes fueron desplazados, pero nunca desaparecieron. Los instrumentos y  sonidos sobrevivieron a guerras y desplazamientos y hoy, gracias a herramientas como el internet, se han recuperado y difundido por todo el mundo.

La unión de diferentes instrumentos ha creado lo que se conoce como sonidoterapia.  Los sonidos tribales son prácticas generalmente se entienden como algo “cultural”, entendiendo esta como lo sobrante, decorativo. Sin embargo, gracias a la física cuántica se sabe que ciertas frecuencias sonoras pueden modificar la frecuencia vibracional del cuerpo, la mente y las emociones, permitiendo así crear un “Journey”, un viaje musical que sana a quien se decida a emprenderlo. Y también se sabe que esas frecuencias están en muchos de esos instrumentos que vienen de las culturas antiguas. Y gracias a esa enorme utilidad es que se ha creado la terapia con sonidos.

La sonidoterapia, entonces, es una forma de terapia para la sanación. Por medio de los sonidos, el viaje puede llevar a una sensación de relajación y tranquilidad, pero también a encontrar situaciones que no fueron resueltas o con cosas que fueron reprimidas para enfrentarlas. Cada persona tiene su propio proceso y es importante que haya un terapeuta que preste su apoyo constantemente al consultante, que sea consciente de que está sirviendo al otro, para ayudarlo en su Journey. Por eso, es también preferible que la terapia sea individual o en grupos pequeños, en tanto cada quién tiene su propia reacción y eso no es controlable en un gran grupo.

 

antharcentral

 

Anthar Kharana y Dragón Marino, durante la entrevista

 

Así mismo, es importante tener en cuenta que los sonidos de sanación no sólo sirven para que “suene bonito”, sino que hay una carga de responsabilidad en los sonidos que se usan. Por eso, Anthar recalca la importancia de acudir a un especialista… a la larga, en la antigüedad el chamán tampoco era cualquiera, sino el que se daba al otro para ayudarlo a sanar y reconectarse. En ese sentido, también es diferente de la musicoterapia, porque aunque ambos trabajen con música, pues no se trabaja con música como tal, sino con sonidos y frecuencias primordiales.

Cualquier persona puede asistir a una sesión de terapia con sonidos, pero es importante que el consultante sea sincero sobre su condición física y mental para que el trabajo sea guiado correctamente. Es una técnica que está abierta a toda creencia y cultura, y que a pesar de venir de tradiciones muy antiguas (y con las que tal vez no todo el mundo comulgue), la ciencia ha jugado un papel primordial en el proceso. Y gracias a esa técnica, Anthar ha presenciado “milagros” (que hoy en dia pueden ser explicados por la ciencia) como personas sordas de nacimiento que recobran su sentido auditivo. Así mismo, hay estudios que demuestran que ciertas frecuencias y secuencias sonoras literalmente explotan células cancerígenas.

Es por esto que la sonidoterapia es un excelente complemento para la medicina tradicional u “occidental” y todos sus conocimientos, pero tiene la ventaja de estar libre de las limitaciones de los sistemas de salud de los países o del negocio de la industria farmacéutica.  Es un apoyo holístico que permite pasar del “no me duele” al “me siento bien” en compañía de una persona que se involucra con otro ser más allá de la curación de un órgano.

Si quieres conocer más sobre la sonidoterapia o sobre Anthar Kharana, te invitamos a  visitar:

Sitio Web: http://www.tribalsoundhealing.com/

Escuela de Sonido en Escocia: http://www.ansuschoolofsound.com

Facebook: https://www.facebook.com/tribalsoundhealing

Twitter: https://twitter.com/Antharkharana

 Fotografías: Katerin Santos

{Fcomments}

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario