Revista El Muro

Durante casi dos meses estuvimos cubriendo el StEP Showcase organizado por nuestros amigos de Radio Dali, Bison Estudio y Valquiria Visual. les contamos de qué se trató y hablamos un poco sobre la experiencia del músico independiente en Colombia.

Por: Mauricio Moreno

El StEP Showcase fue un evento organizado por Radio DaLi, Bison Estudio y Valquiria Visual, tres empresas independientes colombianas que se unieron para dar una gran oportunidad a las agrupaciones independientes del país: tras un proceso de selección, una agrupación nacional podría grabar cuatro canciones. Por el estudio de Bison desfilaron músicos profesionales y empíricos, y experimentados y novatos, los que tocan en restaurantes para mantenerse y los que tenían pedaleras y efectos más costosos que el estudio mismo… Fue un proceso de sonidos, charlas y risas, de amistades nuevas que se crean para realmente construir la escena y crear puentes que van más allá de lo sonoro.

El Step Showcase inició cuando Dairo Ramón Morales, de Radio DaLi, junto a Iván Fajardo, de Bison, decidieron inventarse algún proyecto que apoyara realmente la escena alternativa. Cuenta Iván que la idea “(…) Surgió a finales de Octubre, contacté a Dairo para que nos inventáramos algo y trabajáramos en llave, no nos conocíamos personalmente, nos tomamos unas buenas polas, hablamos de todo un poco y entre chiste y chanza fuimos dándole forma a la idea, buscando aprovechar el espacio y los recursos del estudio y la difusión y credibilidad de la emisora, más adelante concretando el proyecto incluimos a Valquiria, le planteamos a Santiago el proyecto y empezamos a trabajar conjuntamente las tres empresas”. Eligieron un showcase porque, como dice Morales, decidieron “desarrollar un proyecto que de verdad aportara y ayudara a la escena  nacional. Un Showcase  es algo obligatorio que toda banda necesita así que decidimos brindarle a 20 bandas la oportunidad de tener uno gratis, innovador, de buena calidad, y que se desarrollara en un ambiente amigable y acogedor”.

Y así empezó el proceso. Primero, seleccionaron los jurados. El grupo estuvo conformado por cinco jurados, a los que Iván considera  “personas con experiencia, capaces de realizar esta labor y sobre todo pertenecientes a distintos ramos del sector de la música, la idea era tener distintos puntos de vista, variedad de opiniones”. Los elegidos para este trabajo fueron Julio Moreno de Sonísfera, Sofía Villar de ShoWorld Music, Ana González de Schutmaat Trio, Manuel Estévez de Revista cultural Sono y Luisa Cobos de Escena Indie. “Los jurados son personas que saben de la escena nacional, trabajan día a día con ella  y más que jurados los consideramos maestros cuyas opiniones de cada banda les va servir a estas para seguir creciendo y consolidar un proyecto musical. Aprovecho este espacio para darles otra vez las gracias a ellos por su gran aporte y disposición”, dice Dairo.

Video promocional del Showcase

En cuanto a las capacidades técnicas, no se escatimó en los gastos, sino que se dio lo mejor que se pudo. Y es que la escena no merece que se le entreguen “chichipatadas”, son músicos lo suficientemente honestos como para no pagar payola y que creen lo suficiente en su proyecto como para arriesgarse a mostrarlo. Gente que cree en lo que hace y lo que tiene y casi todos consideraban que la razón por la que merecía ganar era su honestidad y autenticidad para hacer música. Y por otro lado, todos en la producción creen que si se hace algo en lo que se cree, se hace bien. En palabras de Samuel, miembro del Staff de Radio DaLi, “si se está seguro, se valora y se está comprometido con lo que se hace no hay otra forma de que salga, si no es de calidad”. El premio, entonces, resulta muy jugoso, particularmente porque, como señaló Oscar, de The Kitsch, los costos de producción y los equipos de un trabajo como el que se ofrece son demasiado elevados para la mayoría de las bandas de la escena independiente. En este evento no se cobró nada a nadie, ni siquiera la inscripción.

Y luego se realizó la selección de bandas. Inicialmente se seleccionaron 20 bandas tras una convocatoria en la que se presentaron más de 60 participantes. Por algunas situaciones ajenas a la organización del Showcase, sólo pudieron participar 19, caracterizadas por su originalidad, puesta en escena y propuesta musical. Todas presentan proyectos y propuestas muy originales y sin importan quienes hayan ganado, las 19 propuestas son excelentes y realmente a distintas a lo que se hereda de la escena internacional: es música cosmopolita, del mundo y para el mundo, pero con un indeleble sello nacional (Para conocerlas, pueden hacer click en los nombres de cada una a lo largo del artículo). En opinión de Fhernanda, del staff de Radio DaLi, el talento de las bandas seleccionadas “Te hace volver a tener fe en el talento que se gesta aquí en Colombia, independiente del genero pues, hay mucho por explorar, mucho por conocer, la competencia es buena y sana en este punto, el nivel mucho más de lo que se esperaba y la calidez de todos fue un complemento a la hora de grabar en el estudio, todos en su música muy profesionales, talento hay para dar a conocer”.

Pero, ¿Cómo elegir entre tanto talento y sobre todo tan diverso? Las propuestas variaban del rock fusión folclórico al metal, del gipsy punk al trip hop y del blues al elecrtroindígena. Los jurados convinieron en que eso no era  un problema. A pesar de las diferentes opciones, todos los jurados son personas que han abierto los oídos a tendencias musicales distintas  y se han entregado al trabajo en favor de la escena local, lo que acaba garantizando una elección más allá de los gustos y en favor de la calidad. Las palabras de Manuel, de Sono, resumen en gran medida el espíritu de la selección: “Me interesan las propuestas independientemente de mis sonidos favoritos. Pienso en el equilibrio artístico y lo que cada proyecto aporta a la escena como algo básico a la hora de escoger. Estoy convencido que si los géneros fueran tan determinantes todo el que interpreta un ritmo de moda sería exitoso y no es así”. No era fácil elegir por la diversidad, pero eso ayudaba   A la larga, como dice Julio, de Sonísfera, “Eso es lo bonito de la música: te dan muchas opciones y tu escoges, no significa que unos sean malos y otros buenos, simplemente hay opciones para todos los oídos. Es difícil al final escoger porque se ha demostrado que en Colombia hay muy buenas propuestas y mucho talento”.

Step Showcase. Imagen: Radio Dali

Step Showcase. Imagen: Radio Dali

Por supuesto, la elección no se hizo según gustos de los jurados, sino que había criterios para puntuar a cada banda. Y es que aunque haya un solo elegido, todas las bandas, incluso las que no quedaron entre las 20 participantes, se esfuerzan y dan lo mejor de sí. El trabajo de elegir “Es muy complejo porque las bandas trabajan duro, se esfuerzan y están en procesos diferentes, por eso es aquí en donde hay que analizar cada criterio y luego hacer una sumatoria global”, dice Luisa, de Escena Indie. Pero por otro lado, como la idea es hacer crecer la escena, después de la premiación, cada banda recibió retroalimentación de parte de los jurados.

Y con esos parámetros, empezó el desfile de músicos por el estudio. La primera y más obvia pregunta que puede hacerse uno es: ¿por qué decidieron participar? ¿por qué vale la pena grabar un EP? Para los muchachos de Appletree, es una excelente oportunidad para que los sonidos que no suenan en radio puedan compartir espacios y conocerse, además de vivir una experiencia de estudio. Tres Cabezas, por su parte, concibe esta como una oportunidad para crear un trabajo que represente “una carta de presentación muy importante y abre muchas posibilidades para la banda”. Es su forma de mostrar quienes son, qué quieren y a la larga cuanto les importa la música, como dice Sebastián de Goodnigth Bill.

Otras bandas lo conciben también de manera más amplia, pensando en el mercado y el género.  Julián, de Go Out Strangers, ve que “La industria musical se ha modificado… debemos entender que la mejor posibilidad es lanzar grabaciones cortas y movilizar pocos temas para que la gente se familiarice con ellas. A la larga, es un legado que queda, como dice Daniel de El Burro II, algo que se aporta para apoyar su género, el punk. Incluso, como dice Héctor, de Möbius, permite escuchar su propio sonido y mejorar, e incluso como dice su compañero David, es el testimonio de su evolución e historia. Es la forma de mostrarle a la escena y al mundo que existen, tal como dice Jacobo de Piel Camaleón. En últimas, grabar es la forma de comunicar una pasión y cumplir un sueño, como agregan Camilo y Will de Mozcú.

Quinini.
Imagen: Valquiria Visual
Piel Camaleón
Imagen: Valquiria Visual
Mozcú
Imagen: Valquiria Visual
Möbius
Imagen: Valquiria Visual
M A M B A
Imagen: Valquiria Visual
Licht
Imagen: Valquiria Visual
La Vodkanera
Imagen: Valquiria Visual
Johnnie Faker
Imagen: Valquiria Visual
Whisper Triphop
Imagen: Valquiria Visual
Appletree
Imagen: Valquiria Visual
Nazo & Camo C2H
Imagen: Valquiria Visual
Dingo Sónico
Imagen: Valquiria Visual
El Burro II
Imagen: Valquiria Visual
Fónika
Imagen: Valquiria Visual
Go Out Strangers
Imagen: Valquiria Visual
The Kistch
Imagen: Valquiria Visual
Goodnight Bill
Imagen: Valquiria Visual
Hipzofakto
Imagen: Valquiria Visual
Tres Cabezas
Imagen: Valquiria Visual

Pero más allá del premio, estar en el Showcase es un compromiso con la música, uno de los mercados más competidos y más difíciles. Pero como dice Submassive, de Whisper, si no luchas, no llegas a ninguna parte, el objetivo no es el mercado sino el amor y la dedicación. Eso no quita, como añade su compañera Krystall, que hay que ser profesional y no llegar con un casette mal grabado a una audición (aunque la idea suene divertida). Y aunque sea un mercado competido, ese espíritu de pasarla bien y disfrutar lo que se hace se encuentra en todas las bandas participantes, que buscan más la creación por amor al arte que para vender. Como dice Lina, de Johnnie Faker “Cuando tú haces tu música,  no lo haces con la apuesta de vivir de ello de entrada, ni con el afán de convertirte en la mejor propuesta musical del momento. Cuando haces tu música, lo haces porque te nace hacerla”.

La música, además, es forma de expresión. Es una forma de comunicar diversos mensajes e influenciar la mente del oyente para que aprecie el mundo de manera crítica. En palabras de Nubia, de M A M B A “lo que sucede es que si se ve desde el punto de vista completamente comercial, nadie se dedicaría a la música actualmente. SI lo vemos desde el punto de vista artístico, y por las ganas de hacer algo que a uno realmente le gusta y para que a la gente le llegue un mensaje es otro cuento”.

 Todas las agrupaciones son conscientes de que el mercado musical es difícil y que hay que guerrearla, pero como dice César de Hipzofakto, “Es nuestra pasión y es lo que somos, dejar de hacer música es dejar de ser lo que somos”. Para todos estos soñadores, la música no es una afición, sino una forma de vida, una vocación que lleva a tomar la decisión de andar el camino por pasión… “dedicarse a la música es dedicarse a vivir”, como dice Rafael de Licht. O como hermosamente lo resumieron los integrantes de Quinini, “La música lo elige a uno, es grato hacer lo que nos apasiona, creo que es algo inevitable, algo entre el amor al arte y la adrenalina de la incertidumbre”.  Y tampoco es que no se pueda vivir de la música: Nazo y Camo, de C2H, desde el Hip Hop y el RAP que trasciende, han conseguido el dinero para estudiar y graduarse de universidades, sostener a su familia  además de permitirles llegar a lugares que no se imaginan, pasando de cantar en buses a cantar en el congreso o incluso reuniones de presidentes de multinacionales , (también con el apoyo de la fundación Familia Ayara, a quien nos pidieron que les mandáramos saludos).

 

El equipo de jurados. Imagen: Radio Dali

El equipo de jurados. Imagen: Radio Dali

La importancia de este tipo de eventos es enorme. Genera espacios nuevos para el trabajo mancomunado entre músicos, como dice Camila de la Vodkanera, para superar la visión de competencia y promover la gestión cultural para poder mejorar los estándares no sólo de la música, sino involucrar distintas formas de arte para crear una escena artística más elaborada. Todo eso, en últimas, es una forma de profesionalizar la escena. Pero para que pase eso es vital que se empiece a respetar el trabajo de los músicos, como recalca  Pepper, de Dingo Sónico, “la gente debe empezar a ver el trabajo del músico como algo que debe ser pago en este país (…) Esto es un arte y debe ser valorado económica y culturalmente”. En mi opinión, son con estas propuestas, que salen desde la independencia y el underground, que la escena crece y se dignifica, no con shows que insisten en mostrarla como la curiosidad del día, secundaria ante la música que se vende en la radio.

Al final, el premio por votación del público (30%, quedaron de segundos)  y el jurado (70%) se lo llevó Fónika. Una agrupación con 10 años de historia que se había disuelto pero les siguió picando la idea de tocar y regresaron a la escena para celebrar esa década. Son músicos de trayectoria y con un acople tan bueno, que su baterista llevaba un mes con ellos y no se les notó. Pero su idea no es retomar como estrellas, sino con la humildad que da la experiencia: a pesar de su carrera, participan en concursos como el StEP Showcase para volver a empezar su carrera desde el principio, con lo que buscan convencer de nuevo a sus viejos fans y a los nuevos con su show en vivo y con una grabación. Así mismo, eso les permite reconectarse con la escena y saber qué está pasando en la escena underground, una escena a su juicio llena de creatividad. Ellos, que ya pasan de los 30, admiran mucho a los jóvenes de veintitantos que hacen música hoy y de los que siempre pueden aprender.

Los integrantes de Fónika regresaron por pasión. Porque la música los buscó y llegó a ellos y trabajan por y para ella con las entrañas. Incluso, aunque el músico no se dedique a su arte exclusivamente (o sea músico pero no sólo trabaje en su banda sino que deba trabajar en alguna de las ramas disponibles para los artistas) tienen la convicción de la importancia su trabajo y en últimas están ahí porque los hace felices. Es pasión que los lleva a aguantar cosas que no quieren, para lograr sus sueños. Ganaron porque hacen las cosas bien, con pasión y con entrañas, pero son completamente conscientes de que todos los competidores son así, que trabajan muy bien y que las propuestas que se presentaron tenían calidad suficiente para competir con ellos a pesar de su experiencia. Tienen amor por su banda, hacen las cosas con cariño y honestidad, y consideran que esa es la clave, tal vez no para el triunfo, pero sí para la felicidad.

 

asilo

Asilo bar la noche de la premiación Imagen: Radio Dali

Tal vez el EP sea de Fonika, pero en el Showcase ganamos todos. Por una parte, las bandas que ahora cuentan con una grabación de estudio de excelente calidad, un video en vivo y una entrevista además de la retroalimentación de personas que conocen el mercado de la música independiente. La escena, porque además de ser el comienzo de un buen concurso muy beneficioso, es también la cuna de muchos nuevos posibles proyectos. El público, porque realmente es dificilísimo saber en qué está la escena independiente ante la falta de difusión, y el showcase nos da una excelente visión sobre el estado de cosas de la música underground. Pero a la larga, la ganadora es la música. Como dice Luisa, de Escena Indie, “La situación en nuestro país es que andamos juzgando todo sin darnos la oportunidad de disponer los oídos y permitir a estos sonidos que se ubiquen en nuestras mentes y finalmente se queden ahí “. Este evento permite hacer crecer la escena, permitirle mutar y mejorar, en palabras de Dairo,  “Apoyar el nuevo talento es apostar por una evolución y renovación musical en Colombia”.

Y claro que habrá una versión 2015, pero para no dañar la sorpresa, no les contamos qué cosas nuevas vienen con él (la verdad, a nosotros tampoco nos contaron). Lo cierto es que una vez más estaremos allí para seguir apoyando la escena alternativa.

Nota: Con el tiempo, esperamos poder presentarles el trabajo de todas estas bandas. Por motivos de espacio, no pudimos compartirles todas las respuestas de todas las agrupaciones. Iremos compartiendo respuestas en nuestra sección “La puntica” y en la medida de lo posible les presentaremos cada propuesta por aparte en los próximos meses.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

2 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario