Revista El Muro

Por: Bibiana Rueda-Bueno

 www.conexionholistica.com

 

Crecí en una familia religiosa donde el tarot siempre tuvo una connotación negativa, la tía que  “se leí a las cartas” estaba al mismo nivel de la vecina desesperada que “se leía el chicote (cigarro grande tipo habano) o de la persona que consultaba una “bruja” o “brujo” para hacer algún rezo, baño, atado y/o/u entierro, todos vistos como acciones desesperadas de un ser poco inteligente que buscaba soluciones externas a situaciones en su vida que se negaba a asumir, desresponsabilizándose totalmente de su destino, existencia o vida.

 

Crecí también viendo el tarot como una práctica negativa, ya que fui criada en un sistema de creencias de polaridad: me batía entre lo bueno y lo malo, el pecado y lo santo, lo sucio y lo virginal, en fin, buscando siempre la bondad. Alejé por enseñanza familiar muchas prácticas y experiencias por considerarlas negativas, malas o pecaminosas. Así como muchos de ustedes, el tarot para mí fue por mucho tiempo una práctica innecesaria consultada por débiles e irresponsables, sin embargo la vida me dio la vuelta, aprendí, y por causalidad casual me encontré frente a un tarot, seguro al principio, solo con el propósito de poner a prueba mi sistema de creencias y transformarlo.

 

Como en mi familia, muchos hemos crecido viendo y experimentando la práctica del tarot, la lectura de las cartas o como le nombremos, como un ejercicio malo, negativo, estúpido, irreal y sugerente que nada tiene que ver con nosotros y que nos genera más críticas que amores. Sin embargo, la mayoría de ideas negativas sobre el tarot están fundamentadas en los practicantes del mismo más que en el tarot en sí. Tarots hay muchos y trofólogos igual, desde la señora con turbante, humo y cortinas rojas de nuestra clichesuda idea, hasta profesionales psicólogos y psiquiatras que lo usan como herramienta de introspección con sus consultantes.

 


tarotcentraljpg

Tarots hay muchos y tarotistas igual, lo importante es el uso que se da a la herramienta

 

Esta no pretende ni mucho menos ser una alegoría al tarot, pero si busca, por lo menos un poco, permitirte abrir un espacio a la experimentación, o por lo menos a evaluar rígidos sistemas de creencias sobre prácticas e ideas que sin conocerlas criticamos con odio acérrimo.

 

El tarot hoy en día como una práctica neutra de sanación, es usado por muchos coach y terapeutas con el propósito de dar luces en su acercamiento, Alejandro Jodorowsky, luego de una revisión y rediseño del Tarot de Marsella, lo usa en su proceso terapéutico con el propósito de que el consultante se permita ir al fondo de su inconsciente y sanar su árbol genealógico. Basado en las enseñanzas de OSHO se creó el tarot zen, con el propósito de brindarle a quien lo consulte, herramientas que den luces de su camino interior, como superar obstáculos y como encontrar la luminosidad del ser.

 

La idea del tarot es que sea usado con consciencia,  porque el problema no es la herramienta sin quien la usa y cómo la usa, dejando atrás prácticas obsoletas y limitantes como “predecir el futuro”,  ya que a estas alturas está más que claro que somos creadores de nuestra realidad y que la ley de atracción funcione de manera infalible, el tarot usualmente te puede decir algo que ya sabes pero que tu ego se niega a reconocer, y eso es una herramienta positiva, pues te permite de manera directa afrontar cambios y acciones respecto a algo que no está bien en tu vida, el tarot no pretende decirte que hacer, ni quien te conviene, ni qué camino tomar, puede servirte como herramienta de luz y evidencia, revelando lo  no visto por tu ser (el ego siempre ve una sola cara de la moneda) y así develar tu esencia y estar más en contacto con ella.

 

El tarot ha sido para muchos una herramienta más en el proceso de sanación, dando luces sobre procesos inconscientes que se nos dificulta evidenciar, sacándolos a la luz y permitiendo la acción y la transformación, el tarot puede ser una luz en un momento de sombra, una guía o una manera sencilla de despertar en ti una virtud guardada que ahora puedes explorar, atrévete a vivir la experiencia del tarot, sin mente (expectativas, miedo y juzgamientos) usándola como un canal más de luz en tu proceso de sanación.

 Imagenes de introducción: El loco del tarot de Rider-Waite, tomada bajo licencia creative commons de http://adriko-magiaymas.blogspot.com/2012/06/0-el-loco-le-mat.html

Somos el mundo, Tarot de Osho, tomado de  www.conexionholistica.com 

Imágen central tomada de http://sharpedlamb.tumblr.com/post/4460384654

{FComments}

 

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario