Revista El Muro

 

Por: Bibiana Rueda

http://www.be1consulting.com/

Te necesito,- siento que me falta el aire si no estás-, sin ti mi vida no tiene sentido-, -de ti depende mi felicidad-, -no soy nada sin tu presencia-, me muero si te vas- estas son algunas de las expresiones que acompañan tarjetas, poemas, canciones, e incluso expresiones generalizadas por la sociedad, nos hemos acostumbrado de manera inconsciente a utilizar esas frases cotidianamente para referirle a nuestra pareja que la amamos, sin tener presente la connotación de necesidad que llevan; por qué razón establecemos nuestras relaciones como tablas de salvación para nuestra felicidad existencial y cuando se acaban sufrimos tormentosamente, ¿por qué razón NECESITAMOS de alguien?

La necesidad de alguien es el apego, es sentir una amenaza de pérdida con cualquier evento simple y por lo tanto sufrir. Usualmente atravesamos las relaciones de pareja por el apego, pues socialmente así nos enseñan a amar, incluso desde la familia, y sufrimos cuando en un evento sencillo y cotidiano nuestro apego no es alimentado, por ejemplo si mi pareja olvida llamarme a la hora que prometió, si decide salir con un amigo o amiga a cenar, si a lo mejor planea un viaje solo o sola, si le entra una llamada mientras estamos juntos y no la recibe en mi presencia, etc., inmediatamente el apego que siento se transforma en sufrimiento por la amenaza fuerte que se me acerca y me dice al oído LOLA VAS A PERDER ¡!!! En ese preciso momento, el apego y la necesidad que he tejido alrededor del otro se transforman en una amarga sensación de duda, miedo, tristeza, sufrimiento, e incluso reacción emocional como llanto, pelea o ataque ansioso.

 

El amor es bello, pero ¿realmente podemos depender de otra persona para ser felices?
Fuente: Archivo

Necesitar a alguien para vivir no es sano, es como si por si mismos no fuéramos capaces de disfrutar nuestra existencia, de construir nuestra felicidad, apegarse a un ser es poner en el todas las esperanzas de vida y requerirlas para satisfacer la idea de felicidad tan equivocada que venden las películas americanas, las telenovelas e incluso los cuentos, por lo tanto es como si enviáramos a nuestra pareja un mensaje inconsciente de obligación, diciéndole que tiene que quedarse con nosotros incluso si ninguno de los dos es feliz.

Liberémonos de la necesidad de alguien, de la falsa idea relación que tenemos, recordemos que el ser que comparte con nosotros es libre y autónomo, y en respeto y armonía permitamos su crecimiento integral, dejemos de construir nuestra felicidad alrededor de los demás, es hora de mirar hacia adentro y darnos cuenta que entre más felices seamos con nosotros mismos, mas amor podemos dar y menos necesidad del otro tenemos.

Somos felices, necesitar a alguien para que nos haga feliz es una idea enferma de la sociedad, no permitamos cultivarla más en nuestro medio.

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario