Revista El Muro

Presentamos “Thor: Ragnarok”,  la nueva entrega del Universo de súper héroes de Marvel.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

El Ragnarok es, en la mitología nórdica, la  destrucción de los Dioses. Allí, Odin, Heimddall y Thor se enfrentarán a Surt, Loki y sus Jotuns, Jörmungandr la serpiente gigante, Fenrir el lobo gigante y… van a perder. Yggasdril, el árbol de la vida, se sacudirá y arderá, matando casi todo lo vivo. En la adaptación cristiana, los dos hijos de Thor que sobreviven se vuelven Adán y Eva y repueblan Midgard, pero eso no nos importa acá. El cuento es que e Ragnarok es la caída de los dioses y la destrucción de Asgard. La nueva adaptación de Marvel parte de una idea similar, pero sin quitarnos al vengador rubiecito y su hermano travieso, y trayéndonos a una amiga nueva más.

Thor: Ragarok es una road movie espacial mezclada con comedia de acción. La película fue dirigida por Taika Waititi siguiendo el guion de Eric Pearson. El reparto incluye a Tom Hiddelston, Chris Hemsworth, Cate Blanchet, Mark Ruffalo, Benedict Cumberbatch, Anthony Hopkins, Tessa Thompson, Idris Elba y Jeff Goldblum como el Gran Maestro. Dura 2 horas y 10 minutos y la producción costó 180 millones de dólares. Tiene una sorprendente aprobación del 96% de la crítica en Rotten tomatoes. Es la decimoséptima película de Universo Cinematográfico Marvel, quinta de la fase 3, y nos acerca cada vez más a la guerra del infinito.

Tras la aparición de sueños recurrentes, Thor decide enfrentar a Surtur, rey de los gigantes de fuego, y le quita la corona de donde viene su poder. De allí, llega a Asgard donde desenmascara a su hermano, Loki, usurpador del trono, y juntos parten hacia Midgard para encontrar a Odin. Una vez acá, y tras una visita a Dr. Strange, los hermanos presencian la muerte de su padre y se enteran de una terrible verdad: tienen una hermana mayor, Hela, diosa de la muerte, quien aparece de la nada, destruye el Mjölnir como si fuera de papel, y cuando los hermanitos odinsones están tratando de huir, se mete con ellos en el Bifrost, luchan y Thor termina perdido en el planeta Sakaar, donde conocerá a Valkiria y encontrará a un viejo amigo: Hulk.

La película es divertida, sí, graciosa, sí, pero no es para un 96% de aprobación de crítica en rotten tomatoes. De ninguna manera es mejor que Logan, Batman o Wonder woman, por nombrar a la competencia, o que Iron Man, Guardianes 1 o Capitán América 2, por nombrar a Marvel. Tiene un buen argumento y sale Hulk en pelotas, pero no por eso podemos decir que es la mejor película de Marvel. Las actuaciones son buenas y la historia es sólida, pero no es una película que cambie la historia del cine. Al menos se superó el Corín Tellado que había entre Thor y Jane Foster, quien por cierto anda soltera, y aunque no sean sólo colorines y música estridente, no es como que Yggasdrill vaya a dar peras por esta película.

El eslabón débil de la cadena del UCM es Thor, quien con sus dos novelones anteriores aburrió a los espectadores, y en efecto “Ragnarok” es la mejor de esta saga… pero ganarse ese mote es fácil cuando se compite con “un mundo oscuro”, que aunque no fuera un desastre, no es la película más brillante del UCM. Como siempre, Hiddelston (Loki) hace un gran papel y de alguna manera El Gran Maestro interpretado por Goldblum  aunque no tenga una gran participación y el libreto no le diera el espacio merecido a este gran actor, es un buen personaje cómico. Y curioso, al caribonito fortachón de Hemswort, a quien uno imaginaría reemplazando a Stallone en una versión pequeño pony de Rambo, le salen muy bien los chascarrillos y le sienta la comedia.

En cuanto a lo negativo, creo que la actuación de Ruffalo, cuando es Banner al menos, deja mucho qué desear. Mientras Hulk es divertido, Banner es… simplón, innecesariamente simplón. Y de nuevo, los villanos. Hela no está mal, se entienden sus motivaciones, sencillamente quiere conquistar el universo. Pero Surtur es un completo as bajo la manga, y aunque siempre se vencen en estas películas a mini-villanos que duran unos minutos simplemente para contextualizar, este gigante merecía un mejor tratamiento. Skurge, por su parte, pasa sin pena ni gloria y sin saberse para qué cancha patea. Y aunque esa sea la finalidad tal vez, ni eso logra entenderse de este desperdiciado personaje. Y bueno, Sif, genial guerrera, no fue a defender el trono por conflictos de horario de su actriz, Jamie Alexander, y al parecer sin ella, los tres guerreros perdieron el swing. Nuevamente, cuatro personajes que no recibieron el papel que merecían durante toda la saga.

No me voy a unir a las voces que dicen que Marvel compra a los críticos, al menos a mí no me pagan (¡ni que fuera tan caro!), pero sí siento que no hay mucha objetividad en la crítica frente a Marvel y sus competidores. Thor es aceptable, no comete los errores de sus predecesoras, tiene un buen ritmo y al final es una película palomera que entretiene, pero si pusiera números, le daría un 7, no un 9,6. Tal vez sea un importante vínculo con otros sucesos del UCM (como suele pasar con Thor) y eso paga la boleta, pero más allá de eso, es la película palomera con la que se va a reír sentirse mejor con usted mismo y distraer un par de horas sin que sienta que esa platica se perdió. Véala, que aunque no le cambie la vida, tampoco se va a arrepentir.

Pata: la escena poscréditos del puro final es la más tonta en la historia del UCM. Al menos la de Spiderman se burlaba del espectador. Esta es tonta a secas.

Otra pata: hay que pararle muchas bolas al recorrido de Hela por la Bóveda de Asgard, es una escena importantísima para la guerra del infinito.

                                 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario