Revista El Muro

Presentamos el más reciente trabajo del rockero bogotano Alfonso Espriella

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

El camino de la música, del arte, es para muchos un camino espiritual. Hay quienes lo hacen por dinero, hay quienes lo hacen por reputación, por ego, por diversión. Sin embargo, hay también muchos que quieren, que queremos, enviar un mensaje de sanación, de presencia con la obra sin que eso implique que haya que guardar alguna estética determinada. Ese es el caso del mensaje de “Todo empieza ahora”, el nuevo trabajo del  músico bogotano Alfonso Espriella, un trabajo profundamente espiritual, pero decididamente rockero.

Según información publicada por el mismo artista en el diario El Espectador, la grabación se realizó en dos noches en los estudios Audiovisión, bajos y guitarras en Pocket Audio, sintetizadores en Estudios La Ñ, y otros teclados y voz casa de Espriella. Cuenta con 14 cortes, incluyendo un intro y un outro instrumentales sin nombre y tiene una duración total de 44:02. Viene en una caja de cartón individual sencilla ilustrada con un retrato del artista que parece insinuar que Espriella es un permanente trabajo en construcción, en crecimiento de su ser.

Desde el título mismo, se siente un mensaje fuertemente espiritual: Sólo tenemos el presente, el acá y el ahora, que es donde todo empieza incesantemente. Salvo por ‘El Pescador’, un cover del Maestro José Barros donde participa Totó la Momposina, las letras de las canciones tienen un mensaje fuerte y confrontador acerca de la espiritualidad. Reflexiones sobre la mente, las religiones tradicionales, el amor, el sufrimiento, el poder personal… son canciones que muestran de manera realmente diferente conceptos y contenidos comunes a muchas visiones de crecimiento personal y espiritual. Todo al ritmo de sonidos profundamente rockeros que coquetean tanto con el metal como con la electrónica de cuando en vez.

El trabajo me gusta muchísimo. Creo que los mensajes que trata de entregar, más allá de que concuerde con mis creencias, resultan necesarios y poderosos siempre, recordatorios de lecciones muy viejas y que solemos ignorar, útiles tanto a nivel personal como social: mensajes sobre aceptación, cómo enfrentar el dolor y no simplemente esperar a que pase, sobre el sufrimiento y su valor en la vida, el desapego… y lo más interesante es que se vistan de rock, es decir, que no se oculten bajo estéticas más esperables para el mensaje: no hay que vestirse de colores y ponerse flores en el pelo para poder hablar de estos temas. Eso, creo, lo hace un disco tremendamente honesto, directo, que no da rodeos para decir lo que quiere decir, sino que habla a su manera, desde sus reglas y estéticas tanto en lo musical como en cuanto a su mensaje.

Me quedan faltando, eso sí, los créditos del trabajo: En efecto, no sé quienes acompañaron a Espriella en este disco, quién diseñó la portada, quienes interpretaron los instrumentos… información valiosa, al menos para mí. Sin embargo, mi crítica es de forma, no de fondo, es un disco que me gustó muchísimo y de hecho estuve esperándolo durante todo el año. Vale la pena escucharlo y tenerlo por su gran calidad musical y por su mensaje. Es de esos trabajo que, si uno lo permite, puede llegar hondo, calar, cambiar formas de ver, inspirar. Sonidos que van mucho más allá del oído y tocan las fibras mismas del espíritu.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario