Revista El Muro

No tenía equipo de seguridad, estaba de noche, lo hicieron sin permiso…

James Kingston, un británico de 25 años, se arriesgó a lo imposible, y sobre todo, prohibido: escalar la torre Eiffel sin ningún equipo de seguridad, de noche y con la policía persiguiéndolo. Así, su amor por el Parkour y la escalada lo llevaron al siguiente nivel… y a tener problemas con las autoridades francesas.

Como cuenta el propio Kingston en su canal de Youtube, todo comenzó cuando llegó a la torre junto con un compañero no identificado con el ánimo de intentar escalar el moumento desde la segunda plataforma, peor había mucha fila, así que empezó a escalar desde la base. Comenzó su aventura a la 1 a.m. evadiendo a la seguridad de la torre, que a su  juicio, parecía el ejército por su armamento. Escalaron escapándose de las cámaras de seguridad y llegaron a la plataforma superior, cuando la seguridad de la torre los detectó y tuvieron que escabullirse. Debió bajar un par de pisos y encontró dónde esconderse. Pasaron escuchando a los funcionarios de seguridad buscarlos, incluso llegando a encender todas las luces de la torre, pero tras un par de horas, cesaron la búsqueda.

Hacia las 9 de la mañana, los trabajadores y turistas llegaron a la torre, momento en el que Kingston decidieron salir de su escondite y entregarse a la seguridad de la torre. Los esposaron y llevaron a la policía, que los interrogó por seis horas liberándolos sin cargos finalmente.

Disfruten del video

Imagen de introducción: James Kingston via Youtube

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario