Revista El Muro

No es vanidad ni cuestión de género, la operación es necesaria por una rara condición física del animal.

Una familia de  Terranova, Canadá, se encontró con una noticia muy extraña cuando llevó a su gata Mittens al veretinario: no era una gata. De hecho, tampoco era macho, sino que tenía  genitales tanto de macho como de hembra. Y eso no sería tan problemático si no le causara a Mittens problemas urinarios e intestinales.

mitttens

Esta es la gata que necesita una reasignación de sexo. Imagen: CBS

Coleen Clarke- Murphy, la nueva” dueña” del gato, quería que el nuevo género fuera hembra pero, según dijo a CBS, los veterinarios le recomendaron que fuera macho. A Murphy no le importa,pues siente que tiene personalidad masculina y femenina a la vez y los veterinarios saben lo que hacen.

 

Mittens debe ser esterilizada y castrada antes de realizarse la operación, cuyo costo total será de unos 3 millones de pesos colombianos (1500 USD) y la está financiando un amigo de Murphy que subasta objetos por Facebook.

Fuente, imagen y video: CBS

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario