Revista El Muro

La importancia de la puntualidad…

Un hombre  canadiense llamado Joel Ifergan llegó a comprar en una tienda los tiquetes para la lotería de esa noche en mayo 23 del 2008. Pidió dos y recomendó agilidad al cajero, pues eran las 8:59 y no quería perder la hora límite de las 9:00 P.M. para el sorteo de la noche. El primer tiquete comprado alcanzó a estar a tiempo, mientras que el segundo pasó a las 9:00:07, segundos después del cierre. El cajero preguntó a Ifergan si aun así deseaba llevarse el tiquete y el hombre accedió, según Reuters.

Ifergan. Fuente: CTVNews

Ifergan. Fuente: CTVNews

El tiquete que se imprimió tarde no participaba en el sorteo de esa semana, y sin embargo sacó los números ganadores de esa noche. Como se le negó la mitad del premio, Ifergan demandó a la lotería Loto-Quebec, pues en su opinión, el contrato (la compra) se creó antes de las 9, contando además con la demora para generar el tiquete de aproximadamente 10 segundos, según dijo a CTV News. Sin embargo, tras siete años de batalla legal y más de $100.000 invertidos, el martes pasado Ifergan perdió la batalla legal por haber perdido la hora límite para comprar el tiquete por tan sólo 7 segundos.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario