Revista El Muro

Presentamos brevemente las cuatro apuestas actualmente en temporada de la casa Buen Viaje: “Samantha y sus putadas”, “La Entrevista”, “Suéltate” y “El eterno renacer de la Ceiba”

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Extraña y entretenida tarea esta que me doy hoy de reseñar no una sino cuatro puestas artísticas diferentes.En la casa Buen Viaje están en temporada actualmente cuatro propuestas de microteatro con caracteres, contenidos y formatos muy diferentes entre sí: “Samantha y sus putadas”, “El Eterno Renacer de la Ceiba”, la entrevista y “Suéltate”.

La intención, cuenta Christian Castiblanco (administrador del teatro), era dar un descanzo a las puestas temáticas que suelen tener (Cine, música…). Buen Viaje es un espacio fragmentado que se presta para realizar obras cortas con públicos pequeños. Retomarán las temáticas en un tiempo, pero por unas semanas más, el espacio estará abierto a la temática libre de estas obras, entre las que se cuentan un peformance, una comedia,una farsa policiaca y un drama psicosexual.

Samantha y sus putadas

 samantha Mi recorrido empezó con “Samantha y sus putadas´”, por el Hampa creativa, un texto de Escrita por Miguel Ángel Romero y con la dirección de Natalia Silva, encarnado por Nathalia Franco  y Juan Manuel Hormaza,sin embargo, desde la función de hoy, el papel de Francisco/Francisca será abordado por Carlos “Caliche” Gutierrez.

La obra cuenta cómo un hombre quiere tener sexo con sí mismo, o mejor, con su contraparte femenina, para lo que contrata a una prostituta llamada Samantha que es una suerte de dealer deplaceres para él, quien no soporta el contacto femenino,pues siente resentimiento y odio hacia todas las mujeres. Pero esa noche, ella decide dejar su profesionalismo y ser una mujer. Es la primera de una serie de obras que hablarán sobre la masculinidad, nuestros miedos y frustraciones en un formato de cabaret.

La obra es un ejercicio interesante desde su concepción: es una obra muy fálica y masculina que es equilibrada por la dirección femenina de Silva para construir un drama psicosexual acerca de la sexualidad masculina y lo que se esconde de ella.  “Las mujeres no saben que vivimos intimidados en nuestra sexualidad desde pequeños. Todo nos lo guardamos, en cambio las mujeres lo exteriorizan… Es una forma de hablar de la frustración interna del hombre”. Sobre esta visión, , Silva añade: “Me encantó ver que es desde la tragedia del hombre… y yo la logro entender. La vi desde los hombres que no pueden superar. Este personaje es un hombre adolorido… los misóginos existen, es bueno hablar desde lo masculino,porque las mujeres somos más abiertas, para los hombres es completamente diferente”

Esta micro-obra me gustó bastante. No es para todo el mundo, es bastante invasiva y hasta intimidante, pues desde el inicio se nota que se asiste a un acto sexual no tradicional. Los textos podrían criticarse desde el feminismo, pero eso mostraría una falta de comprensión de la obra: en efecto, el protagonista es misógino. La obra en su puesta es agresiva psicológicamente con el espectador, íntima e intimidante. Una bofetada muy recomendada pero no apta para moralistas (aunque creo que son quienes más necesitan verla).

La Entrevista

lanetrevistaSeguí mi Buen Viaje en “La entrevista”. Esta es la historia de una joven periodista interpretada por Lina Bayona, que haciendo un cubrimiento sobre costumbres navideñas, se encuentra con una “Madame” que cuida a una anciana enferma (José Pedraza y Alexander Díaz) en una situación completamente sospechosa.

“La obra parte de hasta dónde se puede llegar por las ambiciones, y la respuesta es que nadie está a salvo de la locura”, explica Giménez. La madame, entonces, se dedica a robar a los ricos para huir de la pobreza, mientras que la Periodista quiere hacerse famosa invadiendo y abusando de los ricos para lograr una nota que le permita vivir la vida de los ricos. Ambas, en últimas, aprovechándose de la pequeña burguesía para salir de la pobreza.

Esta puesta es bien interesante. Sin embargo, me deja un par de sin sabores. Primero, que la sinopsis (no la que acabo de hacer acá, sino la oficial) revela mucho de la trama. Por otra parte, hay varios elementos que no reconocí desde la obra misma, sino que se hicieron más claros al charlar con Giménez, particularmente el tema de la pobreza que aunque está bien presente, no resulta tan evidente como podría. Si bien, estos no logran minar la obra que sigue siendo autosuficiente, pudieron aprovecharse mejor, al menos a mi juicio.

Es una puesta agresiva, ruidosa y festiva, que hace al público reírse a carcajadas de la miseria que tiene en frente. Una bofetada más que, a pesar de lo invasiva y sobrecargada que sensaciones que resulta, deja al público con una sonrisa… Macabra, tal vez, pero sonrisa. No se busca una catarsis ni una identificación, sino al contrario, un distanciamiento para que se pueda asumir una actitud crítica sobre la sociedad.

Suéltate

sueltateLuego, el buen viaje siguió en “Suéltate”. Es  una comedia en la que Vanessa, una barrendera pública, sube hasta el apartamento de un hombre para evitar que se suicide, pero no por los motivos altruistas que cualquiera podría pensar que tiene, sino por motivos que suenan algo absurdos, pero sirven para construir una muy divertida propuesta. Es una comedia unipersonal dirigida por Javier Piracún Benavides, escrita por  Marc Egea y protagonizada por Milena Jiménez.

Esta es una comedia sencilla, directa y bien divertida con giros entretenidos. Un texto muy humano que en apariencia es sencillo, peor que, si se hila fino, puede tener un subtexto que no sólo habla de un suicidio y el dilema de una barrendera que lo quiere evitar para no alargar su turno, sino que presenta una crítica a la vanalidad de la sociedad contemporánea, “Es al tipo de sociedad. El contexto de la protagonista es muy superficial, pienso por mí, por lo que yo hago y por verme bien”, anota Jiménez.

Destaco de esta puesta, como primera medida, la actuación de Jiménez: su transformación es increíble y realmente pone al espectador frente a una barrendera municipal. Así mismo, el texto, sin pretensiones muy altas, lleva por caminos que, aunque inesperados, resultan claros y directos, haciendo que una situación ridícula se haga completamente creíble. Una puesta que da bastante atención a sus detalles a la que sin embargo tal vez le hubiese sentado bien un poco más de utilería, en tanto el espacio se siente algo desnudo y desolado.

El eterno renacer de la ceiba

ceibaMi buen viaje esa noche terminó con el performance “El eteno renacer de la Ceiba”. La más ambiciosa y conceptual de las propuestas, a mi juicio, en tanto no sólo apela a lo performático, la danza y las luces, sino que juega con los olores y las texturas de diversos objetos.  La dirección es de Santiago Barbosa y Diana Hernández, la bailarina es  Jackeline Albarracín, que es acompañada en escena por Hernández en el performance.

La historia es compleja: es la analogía entre la mujer y la ceiba, y cómo ambas deben morir para poder florecer, tener una nueva identidad que es la que realmente corresponde a su ser.  “una experiencia escénica, perfomrática, de danza, multidisciplinaria y multisensorial… una experiencia basada en una puesta de la imagen onírica”, dice Hernández. La mujer, nacida de una ceiba, un árbol de la vida, es gris, una máscara de ciudad. Pero se desenmascara y tiene un viaje cósmico-chamánico que la ayuda a liberarse a su propio interior, como explican Sánchez, Hernández y Barbosa.

Me alegra haber dejado de última esta apuesta. En efecto, los juegos con sombras, olores y sonidos acompañados de la historia hacen sentir al espectador que, de alguna manera todo está bien, y tras el alto voltaje de las dos primeras, era necesario que el espíritu descansara un poco. Esta puesta agarró mi lado más “jipi” y lo puso en calma, los elegantes movimientos de Albarracín transmiten a la vez fortaleza y paz, ese mensaje de que toda muerte lleva a una resurrección, como la de la ceiba, que debe “morir”  perdiendo sus hojas para poder poder renacer. Ante esta puesta, salvo por un par de errores técnicos más producto del azar que cualquier otra cosa, no tengo mayores comentarios: la verdad, salí muy contento tras verla.

Así terminó mi buen viaje. Recomiendo mucho asistir y tomar el recorrido completo, no sólo una o dos obras. Son apuestas muy diversas y cada una con elementos distintivos que las hacen muy emocionantes. Dele la oportunidad a formas diversas y alternativas de teato como las que presenta Buen Viaje. Estarán un par de semanas más en cartelera y son narraciones valiosas, que como debe hacer el buen teatro, choca fuertemente con el público, mueve emociones, llena de miedo, ira, intimida, tranquiliza, divierte… son formas de creación alternativas que vale la pena conocer, cosas que lo sacan a uno de su contexto y a punta de risas y lágrimas, ponen su granito de arena para la construcción de la cultura.

Para más información sobre fechas, costos etc, click acá

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor

mm

Mauricio Moreno

Periodista por vocación, artista por devoción, escritor por pulsión y humano por diversión. Durante unos años, tuvo el orgullo de compartir planeta con John Lennon, Freddie Mercury, Gustavo Cerati y David Bowie. Estudió filosofía, pero la abandonó en busca de aventuras con amantes más fogosas que la fría razón. Pasó muchos años como profesor, pero se aburrió de tanto ego y se embarcó en la aventura sin retorno de vivir siguiendo su ser. Ama el café, la música y los animales.
Es creador, director y activo escritor de la Revista El Muro. Actualmente, prepara diversos proyectos literarios, periodísticos y audiovisuales enfocados en el apoyo a las diferentes escenas artísticas del país y el continente.

Deja un comentario