Revista El Muro

Creatividad al límite y censura al absurdo

La artista japonesa Megumi Igarashi, cuyo pseudónimo es Rokumenashiko (algo como “buena para nada”) estaba preocupada por lo poco que conocía su propia vagina, decidió crear arte a partir de esta pieza del su cuerpo para concerla, pues nunca había visto otra y la suya era una misteriosa compañera. Así que se tomó una foto y la mandó a imprimir en 3d. Pero fue tal el revuelo que creó, que decidió construir todo tipo de objetos basándose en la forma de su vagina, desde ositos de felpa hasta  canoas. Creó una línea llamada Deco-Man (proveniente de Manko, una palabra vulgar para nombrar la vagina), como cuenta Metro News.

La artista y su obra. Imagen: The Japan TImes

Sin embargo, ha sido acusada de diustribución de material obsceno. Igarashi, para poder imprimir sus objetos en 3D tuvo que enviarle las fotos a unas 30 personas. En ese sentido, se le acusa de distribuir pornografía y además de crear juguetes sexuales. Y por eso podría ir a la cárcel 2 años.  Aunque tiene buenas posibilidades de no perder su caso, en tanto no obtuvo dinero por sus fotos y no creó realmente juguetes sexuales sino arte, según The Japan Times.

Como si no hubiese toneladas de porno japonés en Internet que muestra vaginas… y ovarios, y trompas de Falopio, y …  y…. y….

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario