Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Hace ya 9 años, Jasson Cuartas -sin saber muy bien en qué se metía- decidió confeccionar zapatos cuyos componentes fuesen amigables con el medio ambiente. Su objetivo era vender a los veganos, y por tanto, se buscaba que no tuvieran ningún componente de procedencia animal. Pero sus primeros intentos, hechos de componentes sintéticos, no eran lo que esperaba. Por eso decidió retirarse un tiempo del mercado y reinventar su producto. Durante ese tiempo, encontró las fibras naturales y decidió contratar a algunos pobladores de Curití (Santander), con quienes empezó a crear zapatos tejidos con esas fibras. A medida que encontraba obstáculos con el producto, encontraba también alternativas sostenibles. Así fue creando, por medio del ensayo y el error, una marca única de zapatos completamente sostenibles y amigables tanto con las personas, como con el ambiente. Esa es, en pocas palabras, la historia de Vegetariano eco-shoes.

La sostenibilidad de los productos de vegetariano no radica únicamente en el compromiso con el medio ambiente. Para Jasson, es importante que el zapato sea ecológico, y por tanto, que sus componentes sean biodegradables, y si no son biodegradables, que sean reciclables. Además, se busca pagar un salario justo a los trabajadores. Las personas que recogen las botellas, quienes cosen… todos ellos son personas como nosotros, que comen, pagan un arriendo, pagan servicios y cuando pueden salen de paseo o de fiesta. Por eso, los salarios son  justos para que -también en lo social- los zapatos de Vegetariano sean sostenibles.

Sin embargo, esto es en parte lo que mantiene a Vegetariano como microempresa. Los costos de producción elevados hacen más difícil la producción en masa, que en últimas quiere decir “trabaja más y te pago menos”. A Jasson no le interesa caer en el modelo de producción asiático, que es el de la mayoría de las grandes empresas. Mano de obra prácticamente esclava produce un par de zapatos de dos dólares que se envían en un contenedor a Colombia, en donde cuestan doscientos mil pesos, dinero que queda en muy pocas manos y del que los fabricantes no reciben prácticamente nada. Para Jasson, lo importante no es quedarse con el dinero del cliente, sino distribuir ese dinero entre quienes han trabajado por él.

 

Los zapatos de vegetariano son 100% amigables con el ambiente

Vegetariano no produce actualmente al por mayor, porque no piensan cambiar los estándares con los que han trabajado hasta el momento. Aunque el usuario también deba pagar un precio alto por esos zapatos, es un menor que el que se paga por un zapato hecho en China, pero se invierten en un zapato diseñado para ser amigable con la sociedad y el ambiente, y que le durará por lo menos un año. Así, se apoya la industria sostenible nacional, se evita la esclavitud moderna en Asia, y se cuida el planeta. Esta es su revolución de las cosas pequeñas.

Los materiales de los zapatos de Vegetariano son biodegradables o reciclables. Las suelas están hechas en pasto; los tejidos son de cáñamo, fique y algodón; y los refuerzos están construidos con botellas recicladas. La elección de los materiales radica en la ecología: se busca que los zapatos puedan simplemente enterrarse y descomponerse cuando termine su vida útil, y los plásticos pueden ser reciclados o reutilizados. Además, quiere desmitificar el cáñamo, que es la misma planta de marihuana. Jasson cita a Jack Herer, quien defendió los múltiples usos no recreativos que tiene la “mata que mata” (marihuana), y cuyo libro “El emperador está desnudo” básicamente dice que la planta de marihuana puede salvar el mundo gracias a todos los usos que tiene -tales como la alimentación, el vestido, la medicina o la construcción- y que son amigables con el ambiente.

Para Jasson, la preocupación ecológica debe estar por fuera de la economía. De nada sirve el “Green Washing”, la postura de las grandes empresas que contaminan indiscriminadamente, pero tienen plantas (de plástico, por supuesto) en sus tiendas para aparentar ser ecológicos. Hay un cliché ecológico, si, pero también hay una semilla ecológica en todos nosotros que nos lleva a preocuparnos también por cuidar la tierra, que tal vez no haga a nadie millonario, pero nos hace felices a todos.

Por este proyecto le han dicho que está loco, que no debe hacer lo que le gusta sino lo que le de plata. Pero Jasson es consciente de que hoy estamos en una situación y mañana tal vez estaremos en otra completamente diferente. Hay que hacer las cosas por la alegría de hacerlas, crear y creer en lo que se hace, seguir adelante tratando de materializar los sueños. Y además, vivir la vida en el presente haciendo lo que se quiere para ser feliz y superando los miedos. Hay que vivir en el presente siendo feliz, porque todo esto, como dice Jasson: “Sea bueno o sea malo, igual mañana va a ser un recuerdo”.

Si quieres saber más sobre Vegetariano Eco-Shoes y sus productos:

Página Web: http://vegetariano.co/

Fanpage en Facebook: https://www.facebook.com/vegetariano.eco.shoes

Grupo en Facebook: https://www.facebook.com/groups/352250735628/

 

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

una opinión¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario