Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Voy a ser muy sincero: cuando supe que “Historia de un olvido” era un libro de filosofía, me dio pereza leerlo, como le daría a casi cualquiera que recuerde a ese profesor medio loco y psicorrígido que vivía hablando de cosas abstractas sin las que la gran mayoría puede vivir su vida en este sabroso valle de lágrimas de risa que llamamos vida, así como se puede vivir tras haberse olvidado del cálculo, la “trigo” o la educación física (bueno, al menos yo ya no hago muchos saltos triples o identidades trigonométricas). Pero charlando con el hermano del ilustrador -que además es el ilustrador de varios artículos de la sección “Aprende a Volar” de estas humildes páginas electrónicas- me llamó la atención el libro y mucho: Es filosofía, pero no un ladrillo, y eso es increíblemente refrescante.

“Historia de un olvido” es el primer libro de Tomás barrero y Alejandro Henao, y además la entrada de la Editorial Dendros a un mercado que no es el puramente académico y educativo. Son 85 páginas de lectura agradable y divertida  con un que otro toque de ñoñera que fácilmente pasa desapercibida en medio de la historia que resulta muy bien narrada tanto en lo gráfico como en lo narrativo sin perder los objetivos de educar y  entretener. Está impreso a  base de púrpura y negro (porque el púrpura es importante para la historia) en un buen papel que no tiene nada que envidiar a comics de muchísimo mayor presupuesto cuya finalidad no es otra que mostrar patadas de superhéroe.

El libro narra la vida de Zenón de Citio, un mercader de púrpura (alta costura de la antigua Grecia) que naufragó, quedó en quiebra y llegó a vivir a Atenas tras ser rescatado por Laertes. Allí se encontró con varias escuelas del pensamiento pero se quedó con Crates, el Cínico que educó su pensamiento, sólo para que con el pasar de los años llegase a la madurez de la mente y encontrase su propio camino. Pero el mayor logro narrativo del libro es que a pesar de mostrar algunos ingredientes centrales en la filosofía de cada escuela, no se queda en eso tanto como en una historia atractiva e interesante, logrando así ser educativo y entretenido. En resumen: lograron el sueño de muchos que quieren educar pero no son divertidos y los que son tan divertidos que no educan.

Este libro aparece en un momento de rápido crecimiento de la novela gráfica y el comic en Colombia y viene a presentar una opción refrescante tanto para la filosofía como para el cómic en un mercado donde la sobreoferta es la regla principal. Vale la pena comprarlo para conocer un filósofo que no es muy recordado entre los ámbitos no académicos y aprender un poquito sobre algo que a primera vista no suena entretenido, pero que se hace divertido de la mano de las excelentes plumas de Henao y Barrero. Y de hecho, no se lo recomiendo si usted es filosofo o filósofa, sino que se lo recomiendo a quienes no lo son, pues es una muy buena forma de hacer accequible, interesante y divertido lo que generalmente es cerrado a una élite acostumbrada a leer ese tipo de textos.

Pata: Si lee antes del final de la feria del libro de Bogotá, aproveche que está en el pabellón 1, piso 2, stand 117. Y no imprimieron muchísimos, así que corra, lo compra y luego no se queja de que no hay acceso a la cultura.

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario