Revista El Muro

¿Por qué no nos sorprende? Pero tal vez la historia no sea como parece…

El sitio seekingarrangement.com se ofrece como un lugar de encuentro entre jóvenes que necesiten apoyo financiero y viejos huevet… perdón, personas mayores dispuestas a apoyarlas a cambio de favores románticos, o como lo llama el sitio, ser un “Sugar Daddy”. Más allá de lo parecido que pueda resultar a un servicio de prostitución, esta historia habla de un señor de 84 años de edad llamado Paul Aronson que encontró en el sitio a una joven llamada Shaina Foster de 17 años. Salieron a comer y en la segunda cita, Shaina llevó a su hermana gemela, Shalaine.

El anciano y las jovencitas cenaron y se fueron a la casa de Aronson a tomar una copita. Si, con dos menores de edad a las que les compró ron con sabor a frambuesa, pero sigámonos. Allí jugaron con el perrito del señor, y de repente el anciano empezó a preguntarles por su vida sexual, lo que no les gustó a las muchachas que inmediatamente  decidieron marcharse. Y entonces, como reporta el new York Times,  Aronson agarró a una de las hermanas para que se quedaran…

 

Aronson y Foster. Imagen: NYpost

Aronson y Foster. Imagen: NYpost

 

Al día siguiente, Aronson estaba amarrado a una mesita de café. Shaina lo había atado  hacía 20 horas al mueble, le amarró las manos a la espalda y sacó 420 dólares y las tarjetas de crédito de su billetera, antes de irse a comprar ropa y maquillaje. Aronson fue encontrado por un vecino y de inmediato reportó lo sucedido a la policía, según el New York Post.

Al ser capturada, Shaina se declaró sorprendida por haber sido reportada, y resumió la situación al decir: “Es un anciano feo y desagradable. Lo até, tomé su dinero y me fui. Me estaba asustando” al pedirle cosas que ella no quería hacer.  El abogado de Shalaine, por su parte, sostiene que su clienta no es culpable, sino que fue llevada a los hechos sin participar en ellos por su hermana. Como sea, ahora enfrentan cargos que pueden costarle 15 años de cárcel, aunque fueron declaradas no-culpables en el arreglo previo de la semana pasada.

Y entre otras, ¿no habrá nada de qué hablar con Aronson? Solicitar servicios sexuales a cambio de dinero (o ser un sugar daddy o como lo llamen), dar ron a menores de edad… Maluco lo del mundo está hablando del robo pero… ¿será este otro caso donde el viejo, blanco y adinerado se sale con la suya mientras las jóvenes afrodescendientes acaban en la cárcel?

Imagen de introducción. Inquisitr.com

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario