Revista El Muro

 

Por: Mauricio Moreno

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

John Patrick (J.P.) y Enrique Nambo se conocieron en 2004 en una escuela de música en Hollywood en 2004 y decidieron crear una banda para tocar lo que les gustaba. Como sus influencias principales, además del rock, el pop y el Rythm ‘n Blues, eran los sonidos de los 50, decidieron llamar la banda “Vinyl Soul”, para tributar en cierta medida a las bandas que admiraban. Ambos tenían contacto con la música desde niños, pues J.P. cantó con el coro de la iglesia y desde pequeño y el padre de Nambo es bailarín profesional. Ambos crecieron rodeados de música y por eso era casi inevitable que el arte estuviera en su destino.

Hasta acá, es la historia de cualquier banda en América, Europa o donde sea. Aunque ya habían tenido algunos reconocimientos y presentaciones importantes, los Vinyl Soul entendieron que le sueño de Los Ángeles, el de un camino fácil para ser estrella del rock, actor o modelo, no era más que un sueño, y que allí tendrían que guerreársela tanto como en cualquier lado, o incluso más, porque en Los Ángeles hay tanta oferta de música independiente, que no hay tanto aprecio porque se toma la escena como algo que está ahí y en tal cantidad no es difícil para el público encontrar algo que le guste, sea barato y quede cerca a su casa. Y por eso, en 2008 agarraron sus mochilas e instrumentos, y  se fueron a Japón.

En el país del sol naciente, el público es mucho más amigable. Toman trenes de 2 horas y pagan 25 dólares para ver una banda independiente. Allí, literalmente, vivieron de la música tocando en las calles por dinero para alimentarse y pagar la renta. Pero su amor por lo que hacían se vio recompensado el día que un periodista de la revista Metrópolis, la revista más importante en inglés de Japón, y les dedicó un artículo que ocupó la portada de la publicación. Allí empezaron a subir, al punto que re-hicieron su primer álbum, llamado Dreams, para su distribución en el país. Desde entonces, han vivido en California, pero con repetidos viajes y giras en Japón.

Su música es la fusión de varios estilos, de hip hop, R&B, pop y rock. Toman elementos de diferentes tendencias buscando hacer música pop, pero no en el sentido de Katy Perry o Justin Bieber, sino de la música que busca llegar al público y ser digerible, acompañada de letras de amor, pero no sólo del lado rosadito y dulce del sentimiento, sino también del lado iracundo, decepcionado y hasta sabio del mismo. También hablan de los problemas mundiales, pero prefieren siempre volver al amor. Y una vez en el escenario, sienten a la vez la necesidad de tocar, pero también buscan espacio para relajarse y dar el mejor show, siendo positivos y pensando lo mejor para relajarse y poder entregarse al público. Eso, y un tequilita.

En su haber hay ya dos álbums. El primero, llamado “Dream” (2010), es un álbum que recopila años de trabajo y de experiencias, pensado más para tocarse en vivo y más orgánico, menos electrónico y secuencial. “A Long Time Ago, de 2012, es un álbum mucho más pop, lleno de sonidos electrónicos, y especialmente, es un trabajo más secuencial, compuesto en menor tiempo y con un nivel más parejo de composición y beat.

Y el público ha respondido muy bien. Ellos consideran que una buena guitarra y una bonita voz es lo que ha logrado que incluso fans del speed  o el death metal se enamoren de la banda. Y es que por la multiplicidad de fuentes de las que nace su música, casi cualquiera puede encontrar algo que le guste en esa fusión. Y es eso lo que les ha permitido colaborar con bandas como Camila, o compartir escenario con  espectáculos tan diversos como Natalia LaFourcade, Daddy Yankee o Smashmouth.

 


 

Es un proceso que les ha permitido crecer como personas, ser pacientes y madurar, además de aprender a apreciar el camino y no sólo la meta, ya no sueñan con ser superestrellas, sino con hacer y disfrutar su música. Aprendieron a amar lo que hacen y que si a ellos no les gusta una canción, no se publica aunque pueda llegar a ser un hit radial. Han aprendido a escuchar las palabras de aliento de grandes músicos y especialmente de sus fans, de quienes los siguen  y les permiten llegar a sus oídos.

Y es por ese éxito y todos esos pequeños triunfos que los Vinyl Soul recomiendan a todos que crean en lo que hacen, sin importar sin será aceptable o si da dinero, si es difícil o si no saben muy bien qué pasará. Hay que vivir las cosas, hay que romper los moldes y hacer que las cosas pasen, hacer tu trabajo, perfeccionarlo y sentir de la felicidad que da hacerlo. Ellos también tuvieron que afrontar la crisis económica de 2009 al regresar a California, pero eso no fue razón para dejar morir su sueño. Para J.P. y Nambo, siempre habrá críticas, especialmente cuando hay que pagar las cuentas o no es socialmente aceptado. No hay fórmulas mágicas para triunfar, aunque el estudio pueda ayudar, debes encontrar tu camino, y sobre todo, apreciar el viaje.

Los dejamos con su más reciente sencillo


Para conocer más, visítalos en

Página Web: http://www.vinylsoulmusic.com/

Facebook: https://www.facebook.com/vinylsoul

Twitter: https://twitter.com/vinylsoulmusic

Soundcloud: https://soundcloud.com/vinylsoulmusic

Youtube: http://www.youtube.com/user/vinylsoul?blend=1&ob=5

 

Fotografías proveídas por Vinyl Soul

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario