Revista El Muro

Por: Mauricio Moreno

 

director@elmuro.net.co

@mauromoreno83

Este mes de la herencia africana tuvo varios eventos importantes que buscaban recuperar esa herencia. Y más que recuperarla, reconocerla y ponerla a dialogar de manera horizontal con los saberes autóctonos indígenas, y sobre todo, con los saberes de la academia y la cultura dominante en el país. Los eventos incluyeron a diversos actores, tales como la Presidencia de la República, la OEA y representantes de las comunidades indígenas y afrodescendientes. En las discusiones se planteó la necesidad de crear una sociedad inclusiva, pero también a partir de una educación inclusiva.

Para lograr que la escuela se vuelva incluyente e intercultural, se debe revisar por ejemplo el tema de la educación tal y como está planteada, siendo necesario replantear los currículos, organización de contenidos, formas plurales de docencia, interacción entre pares con miradas distintas, lógicas de evaluación, espacios de aprendizaje, cooperación entre grupos de trabajo de las universidades, tránsitos entre las comunidades y las instituciones educativas con sistemas de aprendizaje mutuo, incidencia de los egresados en la mejora de condiciones de sus comunidades de origen, pedagogía para la vida y no solo para la profesión, entre otras.

Pero otro flanco por el que es importante apoyar la interculturalidad colombiana es el arte popular, pues es el arte lo que puede unirnos con mayor facilidad. En Colombia, por ejemplo tenemos cientos de agrupaciones afrodescendientes e indígenas que mantienen, respetan y divulgan sus tradiciones por medio de la música y cuya enseñanza incluso es heredada por muchos artistas que se mantienen en la escena alternativa ante el cierre de las salidas comerciales a sus sonoridades. Pero realmente ¿qué sería de nuestra música sin la herencia africana? No podemos pensar en muchas de las expresiones culturales típicas de   nuestro país sin tener el inmediato referente de la música africana. Incluso el Rock o el Hip Hop son descendientes de músicas negras estadounidenses.

carlosvivesfinal

Para eso, USAID, la Embajada de Estados Unidos y el cantante Carlos Vives han sumado esfuerzos para encontrar entre cinco y diez artistas tradicionales de ascendencia afrocolombiana o indígena, buscando potenciar sus carreras. La idea es dar impulso y que toquen con Carlos y así darles visibilidad nacional e internacional a agrupaciones que llevan mucho tiempo tocando, pero que no han entrado al mercado y en muchos casos salido de su región.

 Pero Vives quiere llegar más lejos y no sólo tocar, sino que si se puede, se haga un disco que de cuenta de los sonidos que ha encontrado. Por eso, le gustaría llegar a grabar un disco con estos artistas, pero eso es apenas una posibilidad: hacer un disco no es tan sencillo, pero lograría catapultar a estas agrupaciones. Lo cierto por ahora es que actualmente están seleccionando y buscando bandas por todo el país, estableciendo relaciones y escuchando músicos tradicionales que tienen incluso mucha más carrera que Carlos, peor no han entrado en la industria musical por diversos motivos.  Después de este proceso de selección, se reunirá a trabajar y producir con los elegidos, producir y prepararlos para darles ese empujón que estaban esperando.vives1

No hay géneros privilegiados y el hecho de ser Carlos de la Costa Caribe no hace que se privilegie esta región, pues ya se han elegido varias regiones del país y se han convocado. Carlos está eligiendo de corazón. Por ahora, encontró gran material en El Paso y en San Bernardo de Pelayo, en el cesar, encontrando ritmos que no conocía y sonidos que lo enamoraron, pero por ahora sabe que hay aún camino por recorrer, por encontrar esa memoria y todos los colombianos descubramos a tantos grupos y sonidos que existen en nuestra tierra, pero aún no conocemos.

Para Carlos es raro tener que hablar de inclusión y tener que rechazar el racismo, pues en su vida los ha mantenido lejos desde hace mucho. Aunque es consciente de la exclusión, ha vivido siempre en la diversidad y ha sido educado en ella. Se siente contento de ser parte de este programa, o en sus palabras, se siente feliz de estar incluído en la inclusión, pues con eso logra ayudar a construir una Colombia más equitativa y humana, donde todos quepamos. Y es por eso que las costas pacífica y atlántica se unieron en un gran abrazo durante el lanzamiento, animado por Herencia de Timbiquí, con quienes colombianos, estadounidenses, caucásicos, mestizos y afrodescendientes bailamos al sonido de los ritmos del pacífico. Una gran fiesta donde todos gozamos sin distinción de sexo, raza, origen, etnia o color y dijimos junto: “viva el áfrica”.

Imágenes: introducción: Mauricio Moreno

Central 1: provista por el Programa

Central 2: Tomada de un video aficionado de Mauricio Moreno

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario