Revista El Muro

Te presentamos esta ganadora del Oscar a mejor banda sonora y nominada a mejor película

Director:                             Damien Chazelle

Protagonistas:                  Miles Teller

                                               J.K. Simmons

Presupuesto:                    U$3.3 millones.

Todo inició con un cortometraje. Quedó tan bien que se decidieron a hacer el largo. Una de esos afortunados sucesos que logran que los que amamos el cine creamos en milagros.

Whiplash, cuenta la historia de un estudiante de música que quiere ser el mejor de los mejores, y un profesor obsesionado con la perfección de sus dirigidos. Leyendo esto, uno podría pensar que es la típica historia en la que el protagonista supera sus miedos y taras a través de alguna forma de arte y bajo la acertada guía de un tutor en apariencia normal pero en fondo iluminado por el don absoluto de enseñar y sacar de cada quien su mejor versión. Pero no, no esta vez, les garantizo que este filme es totalmente diferente.

La imagen inicial nos muestra a una de esas personas aventajadas, tocadas por Dios, Buda, Alá o el Universo, como quieran llamarlo, para ser un grande de la música. Pero Andrew, muy bien interpretado por Miles Teller, no la va a tener fácil, (sin conflicto no hay historia), y su afán por sobresalir lo va a llevar a hacer todo lo que esté a su alcance por ser admitido en el grupo del profesor Terence Fletcher, un tipo brillante pero despótico en su manera de enseñar. A partir de ahí se desencadena una trama que siempre está in crescendo, y que tiene varios, bastantes, momentos brillantes. La música siempre está presente, lo que obviamente exigió un trabajo monumental de edición de sonido, que le valió a la película el Oscar en este aparte. A eso hay que agregarle la perfecta conjunción entre sonido e imagen, que delata un trabajo de dirección casi perfecto y que magnifica una historia que, todo hay que decirlo, no es muy compleja. Por supuesto hay que hablar de los dos actores principales, en especial de J.K. Simmons, quien con toda justicia ganó Oscar a mejor actor secundario.

whiplash

Imagen desde paroledafilm.it

Ahora bien, si me lo preguntan, (y voy a hacer de cuenta que sí, que me lo están preguntando), todos esos aspectos no son lo que hoy, tres días después de haber visto la película, aún me tiene emocionado, si me lo preguntan, repito, lo mejor de la película es el guion. Y no solo hablo de los diálogos fluidos y conmovedores, sino de las sutilezas, de los pequeños momentos que hacen de esta película una obra de arte narrativo. Hablo, por ejemplo, de la escena entre el Sr. Neyman, (Paul Reiser reaparece después de Mad About You), y su hijo, el protagonista. Están en una sala de cine, esperando a que empice una película y, en dos o tres minutos y valiéndose de una puesta en escena sencilla y palabras aparentemente intrascendentes, nos dejan clara la dinámica de su relación y sus personalidades, una producto de la otra, pero diametralmente opuestas.

En conclusión, esta película es una razón más que suficiente para convencerse de que el cine es una exquisitez, y que las buenas historias no requieren de grandes presupuestos. Recomendada, y mucho.

Lo Mejor: Aparte de la actuación de Simmons, la relación entre padre e hijo está muy bien estructurada.

Lo Peor: Aunque es un acierto que no le dieran relevancia a la historia de amor, también es cierto que la minimizaron a un punto en que casi se volvió innecesaria. Siento que la pudieron desarrollar un poco más.

El dato curioso: El director, Damien Chazelle, coescribió la segunda parte de “El Último Exorcismo”. Nadie es perfecto.

Calificación: unaestrellaunaestrellaunaestrellaunaestrellamediaestrella

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

5 están hablando de esto¿quieres decir algo al respecto?

Deja un comentario