Revista El Muro

Te presentamos el nuevo libro del escritor bogotano Alberto Bejarano

En ocasiones la vida nos pide que nos detengamos a observar el paisaje, a ver instantes que pueden durar un segundo o diez años. Ese es el caso del libro “Y la jaula se ha vuelto pájaro”, la más reciente obra de Alberto Bejarano, escritor bogotano editada por Orbis y publicada a finales de 2014. La portada fue pintada por el Maestro Carlos Jacanamijoy y el texto introductorio por Margarita Valencia. Curiosamente, cuenta también con un pequeño texto posterior escrito por Jeanette Insignares, algo no muy común pero que resulta bonito.

Esta nueva obra de Bejarano es una colección de cuentos bien particular, pues ni siquiera es sencillo llamarlos cuentos. Yo preferiría llamarlos imágenes, momentos… “Y la jaula se ha vuelto pájaro…” agrupa 14 cuentos cortos en los que se presentan instantes y situaciones en la vida de los personajes, no propiamente de esos que definen y cambian la vida de las personas en todos los casos. No, son más bien instantes que pueden durar muchos años y que por irrelevantes que resulten a un jurado externo, son importantes para quien los vive y narra, convirtiéndolos además en momentos importantes para el lector.

En un libro lleno de virtudes, llama la atención la habilidad del autor para recrear espacios, personajes y situaciones con muy pocas palabras. En un par de líneas deja una clara imagen mental en la mente del lector para llevarlo de los Llanos Orientales a la Candelaria en Bogotá o a un café en Yalta. Es de esos libros en los que el lector puede recrear con imágenes las situaciones y vivencias de los personajes. Sea cual sea la situación o emoción, estas letras llenas de cuadros, trenes,  películas y paisajes oníricos se convierten fácilmente en imágenes en la mente de quien se acerque al texto.

imagen desde Bogotá Ucronica

Así mismo, los cuentos están llenos de referencias, citas y palabras ajenas, de remisiones que llevan al lector a otro espacio, a una canción, un lugar, un tren o hasta a un extinto bar bogotano. En ese sentido, exige al lector un buen conocimiento sobre cine, música y literatura, aunque quien no entienda las referencias puede perfectamente entender el texto:  el corazón de las palabras de bejarano está en el libro mismo y no hay que ser conocedores de Borges o Cortazar para entenderlo. Sólo que así se disfruta más.

“Y la jaula se ha vuelto pájaro…” es un texto que vale la pena leer, pero no en salas de espera o buses, sino escuchando buen jazz en tocadiscos (el iPod no surte el mismo efecto) y disfrutando un buen vino, en un espacio tranquilo que permita al lector entregarse completamente a la lectura con tranquilidad, sin los sobresaltos de la vida diaria que nos exige dejar de ver la imagen y echarnos a correr, evitando que podamos siquiera ver el mundo que sucede a nuestro alrededor.

Calificación: unaestrellaunaestrellaunaestrellaunaestrellamediaestrella

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario