Revista El Muro

Hablamos con Daniel García, bajista de Le Muá, quien nos contó sobre la preparación para su viaje sin regreso a México, el crowdfunding que hicieron y el futuro de la banda

Por: Mauricio Moreno

Hace unos meses, la noticia de un crowdfunding  algo sorprendente llamó la atención de la escena alternativa: Le Muá informaba que se irán a vivir a México por tiempo indefinido. No dejaba de ser una noticia sorprendente, más aún cuando acababan de sacar un video en el que no sólo muestran su cercanía como banda, sino con sus fans, quienes pusieron sus fotos para  formar parte del video de “otros Labios”.

Pasó el crowdfunding y decidimos hablar con ellos para saber si el viaje sigue en pie a pesar de no haber alcanzado la meta. Hablamos con Daniel, su bajista,  para saber más sobre la aventura que se avecina

¿cómo tomaron la decisión de irse a México?

Ya veníamos pensando en salir del país. No habíamos pensado en radicarnos en otro país, simplemente habíamos concebido la idea de empezar a buscar festivales y tratar de salir para expandirnos. Pero luego un amigo estuvo trabajando allá con Zoé y empezamos a hablar y nos dijo “no, pues inténtelo, váyanse un  tiempo indefinido”… entonces empezamos a hacer contactos. No hay nada concreto aún, pero nosotros dijimos “listo, vámonos para el D.F., vámonos a  trabajar, vamos a expandirnos, vamos que es un país mucho más grande en cuestión de población, vámonos a trabajar, a organizar lo mismo y seguimos pendientes de Colombia”.

¿Cómo les fue con el crowfunding?

La gente todavía es temerosa con el internet, con todo el cuento de la web y dejar dineros ahí… l gente aún tiene mucha desconfianza.  Directamente con la página no recogimos mucho dinero… pero hubo una buena acogida. Sin embargo para el concierto que vamos a hacer de despedida creo que las personas están mucho más atentas acá en Medellín.

lemuauoncent¿Cómo piensan conseguir lo que falta?

Bueno, la meta era para estar mucho más cómodos allá, vivir un par de meses y empezar a organizar nuestra estrategia allá más cómodos. Pero realmente no tenemos inconveniente para conseguir los 10 millones o lo que nos falta, igual vamos a llegar allá y ya tenemos algunas ideas para recoger dinero, para sobrevivir, para organizar todo muy tranquilo, entonces no nos preocupa mucho ese cuento de “¡Ay no! ¡No recogimos los diez millones!”… no, simplemente queríamos probar suerte.

Hablemos del cartel en Medellín. ¿Cómo hicieron para conseguir tan buenos nombres?

Son músicos que hemos conocido toda la vida que hemos estado trabajando. Pero el cartel empezó porque dijimos “Hey, sería muy bueno tocar con cada músico, aprender de ellos y hacer como una especie de despedida, pero bien, tanto con las personas como con los músicos amigos de aquí de Medellín”. Entonces hicimos una lista y los llamamos y todos dijeron “sí, súper, de una”. Ensayar con ellos, compartir todos esos conocimientos y las canciones ha sido brutal, ha sido muy divertido y mucho aprendizaje.

 

¿Al fin van a tocar en Bogotá?

Lo íbamos a hacer, pero no se dio por cuestiones de tiquetes y un montón de cosas no se dio. Teníamos ganas de tocar con Alfonso de la Espriella, Naty Botero, con Telebit… estaba en la nube y hace poco descartamos la idea pero teníamos muchas ganas porque allá hay mucha personas que nos escribe y que nos quiere… Algún día vamos a volver.

¿Y cómo se están preparando para el viaje, sobre todo, cómo enfrentan el miedo?

lemuamxHa sido difícil Mauro, hemos estado melancólicos y muy estresados. Nos estamos preparando… psicológicamente… tratando de tomar fotos a los lugares que visitamos (Risas)… ha sido durito porque uno tiene muchas cosas aquí… no tanto las cosas, hay gente que se apega mucho a lo material peor nosotros no,  es más como a las personas, a la familia, a la zona de confort que uno tiene aquí… pero hay algo que nos mueve… es algo que leí sobre un músico que dijo que los artistas y la gente que hace algo grande en la música o el arte nacen con un talento con el que nacen, no es el talento del arte, sino una terquedad que no te importa quedarte sin anda, pero seguir haciendo lo que te gusta y buscar tus objetivos siendo terco.

¿Y han pensado en el regreso?

No hemos pensado en el regreso.

¿Por qué?

Porque queremos hacer algo importante allá, queremos quedarnos el tiempo que sea necesario con tal de conquistar México, esa es la meta.

¿Y qué les dicen la familia y los amigos?

Mi mamá sí se puso triste. Le dijimos “ma, vámonos”, pero dijo “qué me voy a ir por allá”. La familia de Diana también se puso triste, pero la mamá le dijo “si usted no se va de aquí, hermana, no la sigo apoyando”.  Los amigos han estado como tristes, pero es inevitable y nos ven la cara de que vamos a hacerlo… Han estado tristes, pero en el fondo se les ve la felicidad y  nos dicen que nos va a ir muy bien, que sigamos así de juiciosos.

¿Qué es lo primero que van a hacer?

Vamos a encontrar un buen lugar. Nos establecemos bien. Como la baterista no va a viajar con nosotros, vamos a tener que contratar a otro baterista. Y vamos a empezar a armar otro equipo de trabajo: un ingeniero de sonido, los roadies, alguien que maneje las luces, el baterista, de pronto corista… vamos a empezar a tener relación con músicos y armar otra vez un grupo de le Muá, las personas que nos van a acompañar en México, ensamblar el show y armar una gira por el D.F., expandirnos, poner nombre a la gira, vender los discos, contactar medios de comunicación independientes… lo primero es ensamblar y armar el equipo de trabajo de Le Muá. Eso serán los dos primero meses, yo creo, mientras empezamos a hacer contactos con bares.

Muchas gracias Daniel, les deseo la mejor de las suertes

            

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario