Revista El Muro

Hablamos con Yooko, una agrupación rock fusión tolimense con una innovadora propuesta y una interesante visión del mundo de la música.

Por: Mauricio Moreno

@mauromoreno83

Yooko es una agrupación de rock formada por tres hermanos. Nació cuando Andrés y Diego Galvez (Bajo y Guitarra respectivamente) tuvieron una “tusa musical”, quedaron a la deriva tras el final de un proyecto anterior. Buscaron baterista, pero no encontraron hasta que alguna vez, invitados al matrimonio de una prima en su natal Líbano  (Tolima), pidieron a Juan Pablo, su hermano menor  que preparara algunas canciones para tocar juntos, y ahí nació la banda. Actualmente tocan también con Martin Solano en la guitarra.

1discoEl nombre Yooko fue elegido por varias razones: traduce tigre de la lengua Yaqui mexicana, un animal con el que se identifican. Además, tiene tres veces la letra “O”, algo que resultó siendo muy especial para ellos: Tres hermanos, tres letras, tres instrumentos, un triángulo, el polígono regular más básico,  así como los tres instrumentos básicos del rock  (bajo guitarra y batería). Por eso, la caja de su primer álbum es un triángulo y se llama “Esto no es coincidencia”.

Todos tienen una formación más bien empírica, con profesores particulares y montones de horas de práctica en Youtube. Llevan toda la vida en la música, Juan Pablo cuenta entre risas que dañó un mueble cuando niño jugando a tocar la batería. Todos pasaron por diferentes agrupaciones de diversos géneros. Por eso, su sonido no es particularmente rockero, a pesar de la fuerte influencia del rock de los noventa. Hacen fusión con base de rock, pero incluyen diversos i nstrumentos acústicos como el charango, el ukelele o la mandolina que de manera muy orgánica en cada tema, siempre por medio de la experimentación. Y a eso lo llaman New Folk Rock, un rock lleno de sonidos acústicos tradicionales. No les interesa hacer rock puro, no quieren pelear con los sonidos que llevan en la sangre.

Pero además del talento, la gestión ha sido un elemento central en la historia de Yooko. La música es su forma de vida y por eso la respetan, la asumen como una carrera que exige aprendizaje y dedicación y mucha disciplina. Por eso no subestiman ningún concurso, ningún festival, ningún escenario y sobre todo, ningún público: se entregan a quienes los escuchen abajo del escenario, sin importar si son 5 o 50.000 creyendo en lo que hacen de igual manera. Con eso, han llegado a ganar espacios muy importantes para cualquier agrupación musical, tales como ser teloneros de agrupaciones como Hombres G, Jorge González (Los Prisioneros),  Ella Baila Sola o Amistades Peligrosas. Incluso, han girado por México y  están gestionando una viaje a Cuba además de presentarse el día del cierre de Rock Al Parque 2015 al caer la tarde tas ganar la convocatoria del festival.

Parte de la gestión es también el trabajo de mercadeo, redes y más cosas que muchos sienten como ajena a la música. Conciben la música como una pasión, pero también como industria. Consideran que si quieren vivir de la música, tienen que pensarla también como un producto, por eso, además de buenos instrumentos, creen en la importancia de tener una buena imagen y asesores que los apoyen en los trabajos que ellos no conocen. Eso sin venderse: no dejarían de hacer rock: hacen las cosas en las que creen evitando a terceros que vayan en contra de su intuición. Eso sí, respetando el criterio de los miembros de su equipo de trabajo.

yooko-rock-al-parque

Parte de esa seriedad y gestión está en la forma en la que asumen su trabajo: aunque sean hermanos, cada uno tiene sus roles asignados en la banda y prima el respeto por encima del parentesco. Sin embargo, no desechan los lazos de familiaridad y cercanías con amigos y conocidos. Por ejemplo, recientemente participaron de  un concurso de votaciones para poder ser teloneros de Aerosmith. Justo el día anterior a la publicación de esta nota, se definió quienes serían los ganadores e infortunadamente no fueron ellos, pero lo cierto es que para obtener la altísima cantidad de votos, lograron el apoyo de las personas de su ciudad (unas 50.000) e incluso los medios de comunicación regionales de su departamento  promovieron la votación. Eso, además, les permitió darse a conocer nacionalmente y conocer también a otras excelentes agrupaciones. Una ganancia para ellos, incluso si no van a compartir escenario con los chicos malos de Boston.

Pero la lección que les quedó es que entre bandas hace falta más apoyo, particularmente por acusaciones injustas que se hicieron en su contra por supuesto  fraude por personas de la escena que, sin conocer el trabajo detrás, se apresuraron a señalarlos. La escena está creciendo y hay espacios interesantes, pero los egos, rencores y odios no ayudan al crecimiento de esa  escena musical ni del país. No es sólo asumir trampas y rocas, sino conocer procesos, profesionalizar la escena: si a los festivales siempre van los mismos, tal vez algo estén haciendo bien. Si una agrupación es exitosa, tal vez sea por su talento y gestión, no sólo porque tienen amigos y roscas o cometen fraude.

Por ahora, seguirán buscando conocer nuevas culturas y escenas fuera de Bogotá y Colombia. Están en la pre-producción e su próximo disco pero son conscientes de que su primer disco aún tiene muchos frutos por dar (por ejemplo, aún no han lanzado ningún video oficial de ese trabajo), así que seguirán promocionándolo. Todo para en el fondo hacer música, hacer arte, sumar voces y borrar fronteras entre corazones con un mensaje positivo. Es un juego complejo, el camino es largo y está lleno de obstáculos, pero para ellos, como artistas, lo principal es creer en lo que hacen, esforzarse y cerrar los ojos y los oídos contra todo lo que los desvíe del camino. Esa es la clave del éxito.

Los dejamos con “esto no es coincidencia”, tal como se vivió en su “Bien Chido Tour” 2015

Para saber más, visita:

botonweb botonfacebook botontwitter botoninstagram botonyoutube
botondeezer botonspotify

Imágenes tomads del Fan Page de Yooko

                              

Sobre el autor Ver Más artículos de este autor Página del autor

mm

Revista El Muro

Deja un comentario